El presidente Hugo Chávez descartó el lunes que vaya a reconocer el Consejo Nacional Transicional de Libia que integran rebeldes de ese país, y dijo que esa decisión "destroza" las bases del derecho internacional y es un precedente "muy peligroso" para todos los países.

Chávez dijo, en cadena de radio y televisión, que las autoridades venezolanas "no reconocemos la pantomima esa de un consejo de transición" que aseguró que está integrado por un "grupo de terroristas".

Al expresar su solidaridad con el líder libio Moamar Gadafi, quien le envió una misiva a través de unos delegados, el mandatario venezolano indicó que el reconocimiento del consejo de transición por parte de los países europeos y Estados Unidos "destroza las bases del derecho internacional. Esto es muy peligroso".

"Mañana puede ser cualquiera de nosotros", indicó Chávez al exhortar a la comunidad internacional a reflexionar sobre el reconocimiento del consejo de transición libio, acción que consideró como una "parafernalia farisea de estos países europeos y otros países".

El mandatario aprovechó un encuentro con sus ministros para leer parte de la carta que le envió Gadafi para solicitarle su respaldo contra el consejo de transición libio. Chávez, por primera vez fue visto con la cabeza rapada como consecuencia de la quimioterapia.

"Yo lo respeto y lo quiero mucho a Moamar Gadafi", dijo Chávez al saludar a su aliado norafricano al que le gritó vivas secundado por sus ministros.

"Donde quiera que estés, que Dios te cuide, que te dé salud y vida y al pueblo libio", agregó.

"¿Quién iba a sospechar la celada europea-yanque que le tenían montada?; Y allá está resistiendo, sorprendiendo al mundo", acotó.

Más temprano, Chávez informó, en una llamada telefónica a la televisora estatal, que la víspera arribaron a la capital unos enviados de Gadafi que esperaban reunirse con las autoridades locales para entregarle una carta del líder libio.

"Traen una carta para mí. Eso es bueno, el mundo tiene que saberlo", agregó.

La Cancillería venezolana dijo en un comunicado que la comisión libia está integrada por el secretario del Comité Popular General de Finanzas y Planificación, Abdul Hafid Al Zleitni, enviado especial de Gadafi y portador de un mensaje; y el Secretario del Comité Popular General de Comunicaciones y Transporte, Mohamed Zydan.

El gobernante venezolano, de 57 años, indicó que no podrá recibir a los enviados de Gadafi debido al tratamiento que está recibiendo contra el cáncer, y ordenó al canciller Nicolás Maduro responder de inmediato la misiva del líder libio.

Chávez reiteró su condena a las acciones de la OTAN en Libia, y exigió que se "respete a ese país", donde desde principios de año se vienen registrando violentos enfrentamientos entre las autoridades y grupos civiles. Agregó que detrás de las agresiones contra la nación norafricana está el interés de algunas potencias mundiales por el petróleo libio y los depósitos de agua que habría en esa región.

Chávez, un crítico abierto de Washington, ha manifestado su respaldo a Gadafi, a quien considera su amigo.

Por otro lado, Maduro expresó el respaldo del gobierno venezolano hacia el presidente sirio Bashar Assad, y denunció que hay una "conspiración de Occidente" contra la estabilidad de la sociedad en Siria.

En una entrevista con la televisora estatal, el canciller sostuvo que hay "un modelo de armar grupos paramilitares" para propiciar violentos enfrentamientos en Siria y "hacer que fracasen los distintos intentos del presidente para un gran diálogo".