Un fuerte tifón abandonó el lunes el norte de las Filipinas tras dejar a su paso al menos cuatro muertos pese a no tocar tierra.

El jefe del Departamento de Defensa Civil, Benito Ramos, dijo que el lento tifón Muifa registró vientos sostenidos de 175 kilómetros (108 millas) por hora y ráfagas de 210 kilómetros (130 millas) por hora mientras abandonaba la costa este de la Isla Luzón, en el norte del país, para dirigirse hacia el sur, rumbo a Taiwán y Japón.

Ramos dijo que dos trabajadores de un estanque murieron ahogados cuando su bote se volcó en el norte de Manila, capital del país, y dos niños fallecieron en un alud durante la tormenta en una cantera de arena de la provincia de Bohol el fin de semana.

Muifa llegó a las Filipinas el jueves después que la tormenta tropical Nock-ten azotó la región y causó la muerte a 57 personas.