El anteproyecto de un compromiso de emergencia que le permitirá al gobierno aumentar pedir prestado más dinero será sometido a un voto final en el Senado el martes antes de ser enviado para la firma del presidente Barack Obama, evitando una desastrosa situación de un impago estadounidense.

La ley fue enviada al Senado después que fuera aprobada con facilidad en la Cámara de Representantes el lunes por la noche en una votación de 269 a 161. La Casa Blanca prometió que Obama convertirá la medida en ley.

En el Senado, el respaldo del líder de la mayoría demócrata Harry Reid y del líder republicano Mitch McConnell de Kentucky virtualmente garantiza la aprobación de la medida por 60 votos requeridos el martes. La votación ha sido prevista para el mediodía (1600 GMT), con suficiente tiempo para enviar el material a la Casa Blanca para que Obama la firme pocas horas antes del plazo de medianoche para aumentar el límite de endeudamiento de Estados Unidos a 14,3 billones de dólares .

La iniciativa aumentará el tope de la deuda en más de dos billones de dólares y recortará el gasto federal por una cantidad similar a lo largo de la próxima década. Se formaría también un comité legislativo especial para considerar cambios fiscales y a los programas de beneficios.

Según la medida, el límite de la deuda federal será aumentado en dos etapas en al menos 2,2 billones de dólares, suficientes para que el Tesoro salga de apuros entre ahora y hasta después de las elecciones del 2012.

Los recortes al gasto gubernamental serán graduales durante una década. Millares de programas podrían caer a su más bajo nivel de financiamiento en años.

No se prevén reducciones para el sistema de pensiones Seguridad Social ni para el programa federal Medicare de atención médica a los ancianos por el momento. Pero otros programas serán abatidos en aras de lograr los ahorros buscados por los republicanos. La posibilidad de aumentar los impuestos fue discutida acaloradamente, pero quedó fuera de negociación para el futuro cercano.

Antes de la votación, Obama envió un video al Congreso para promover el plan entre los demócratas indecisos. "Esto ha sido un largo y confuso proceso", dijo. "Como sucede con cualquier solución negociada, el desenlace está lejos de ser satisfactorio".

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, se manifestó satisfecho con el acuerdo y la votación de la medida, de la cual fue el principal auspiciador con el apoyo del movimiento conservador tea party, un sector compuesto por 87 nuevos legisladores elegidos el año pasado.

El acuerdo "resolverá esta crisis de la deuda y ayudará a que los estadounidenses regresen al trabajo", dijo Boehner en rueda de prensa.

La dirigente demócrata en la cámara baja, Nancy Pelosi, había pedido a su bancada que apoyase la aprobación de la medida, aunque personalmente prefirió abstenerse de expresar su posición.

El primer paso será dado de inmediato, con la elevación del techo de la deuda soberana en casi un billón de dólares y la reducción del gasto en un monto ligeramente mayor en el transcurso de una década.

Luego sería creado un comité legislativo que tendría hasta finales de noviembre para recomendar una reducción del déficit por al menos 1,8 billones de dólares con recortes en programas sociales como Medicare y Seguridad Social, o con una reforma en el sistema tributario. Esa disminución del déficit permitiría un segundo aumento en el límite de la deuda, que sería necesario para principios del año próximo.