El presidente Hugo Chávez apareció el lunes ante las cámaras de televisión con la cabeza rapada por efecto de la quimioterapia a la que se sometió el mes pasado en La Habana para combatir el cáncer que padece.

Chávez bromeó sobre la pérdida de cabello y mostró ante las cámaras de televisión una fotografía blanco y negro de cuando tenía año y medio de edad y en la que aparece casi sin cabello, junto a su hermano mayor Adán.

"Fíjate que tengo el mismo corte, estoy rejuveneciendo", dijo entre risas.

Chávez, de 57 años, apareció en cadena de radio y televisión con lo que llamó su "new look" durante un encuentro con sus ministros en el palacio presidencial.

"Me fui a bañar y se me cayó un pedazo de pelo y anoche llamamos al barbero", dijo temprano el convaleciente mandatario al informar que pidió que le hicieran un "corte militar" ante la gran caída de su cabello.

El gobernante aseguró que "es normal" la pérdida de cabello, y sostuvo que eso "indica que el tratamiento está siendo efectivo de manera genérica".

Agregó que la quimioterapia "ataca en prioridad aquellas células del cuerpo que experimentan rápido crecimiento", y es por ello que perdió el cabello debido a que las drogas atacaron las "células del folículo capilar", dijo.

"Seguimos avanzando de manera óptima", señaló el mandatario al asegurar que el tratamiento estaba generando buenos resultados.

"Con el favor de Dios y ojalá que siga así...seguimos caminando por el escenario óptimo y seguiremos por allí estoy absolutamente seguro", acotó.

El mandatario dijo que se está preparado para la "segunda jornada de quimioterapia", pero no precisó cuando la iniciará.

Chávez negó las versiones de prensa que aseguran que el cáncer le fue detectado en el colón, en el recto, la vejiga o la nariz, e insistió en que "nada de eso es cierto".

El mandatario no precisó donde le fue descubierto el cáncer.

El gobernante dijo que debido al tratamiento de quimioterapia ha sufrido un descenso en los niveles de glóbulos blancos que le ha originado una baja en sus defensas, y lo ha obligado a restringir el contacto con personas con gripe y otros virus.

Chávez informó que debido a la baja de sus defensas, no pudieron acudir al palacio presidencial por encontrarse enfermos los ministros de Energía y Planificación y Finanzas, Rafael Ramírez y Jorge Giordani, respectivamente, y la recién nombrada ministra del Servicio Penitenciario, Iris Varela.

El gobernante se mostró confiado de que triunfará en los comicios presidenciales del próximo año, y dijo que ya está trabajando en el programa para el tercer período de gobierno entre 2013-2019.

Durante el acto Chávez también aprovechó para bromear sobre la situación financiera que enfrenta Estados Unidos, y reiteró que estaba dispuesto a prestarle dinero a su colega Barack Obama.

Chávez fue sometido el pasado 20 de junio a una operación en Cuba para extirparle un tumor canceroso en la región pélvica. A mediados del mes pasado el mandatario viajó a la isla caribeña para someterse a una primera sesión de quimioterapia.