Escoltado por dos miembros de la Policía Montada Canadiense y halagado por la ovación, el ex pelotero puertorriqueño Roberto Alomar se dirigió al centro del estadio el domingo mientras su número 12 era retirado por los Azulejos de Toronto.

El nuevo miembro del Salón de la Fama de Grandes Ligas participó en 12 Juegos de Estrellas y en 10 ocasiones ganó el Guante de Oro. Es el primer jugador de los Azulejos cuyo número es retirado en los 35 años de historia de la franquicia.

Alomar jugó solamente cinco temporadas en Toronto, pero esos fueron los años de gloria del equipo. Los Azulejos ganaron la Serie Mundial en 1992 y 1993, con Alomar luciendo en la segunda base.

Alomar dio un discurso al público antes del partido en contra de los Rangers de Texas. Mientras su número era develado en un banderín azul en lo más alto del jardín central del Rogers Centre, un aficionado gritó: "Te quiero, Robbie". Sin pensarlo dos veces, Alomar respondió: "Y yo a ti, también. Los quiero a todos ustedes".

En un escenario montado en el jardín central, justo frente a un número 12 gigantesco que cubrió la segunda base, Alomar fue acompañado por sus padres, por el ex manager "Cito" Gastón, el presidente y gerente general del equipo Paul Beeston, y por ex compañeros.

Vistiendo un traje azul oscuro y una corbata roja, Alomar reflexionó sobre su carrera y los dos títulos con Toronto.

"Cuando era niño nunca imaginé que mi número sería retirado", dijo ante un público de 45.629 aficionados. "Simplemente jugué el deporte que amo. Mis padres me enseñaron que no importa cuánto dinero uno gane, cuánto éxito uno tenga ni qué tan famoso uno sea — siempre hay que actuar con humildad, y así lo he hecho".

Esta semana ha sido un torbellino para Alomar, quien junto al ex gerente general de los Azulejos Pat Gillick fue elegido nuevo miembro del Salón de la Fama el fin de semana pasado, siendo el primer pelotero en recibir ese nombramiento portando el uniforme de los Azulejos.

"Este es un día que recordaré durante el resto de mi vida", dijo Alomar luego de la ceremonia."

Alomar firmó con Baltimore después de la temporada de 1995 y posteriormente jugó por Cleveland, Mets de Nueva York, Medias Blancas de Chicago y Arizona. En su carrera de 17 años, registró un promedio de bateo de .300 con 2.724 hits y 210 cuadrangulares.