El principal asesor político de la Casa Blanca, David Plouffe, reconoció hoy que el acuerdo alcanzado entre demócratas y republicanos para elevar el techo de la deuda antes de caer en mora no es perfecto pero supone un alivio para la economía.

"Evidentemente, cada miembro (del Congreso) va a tener su propia opinión pero confiamos en que este acuerdo se va a aprobar", dijo Plouffe en el programa "Good Morning America" de ABC.

"Es un acuerdo que disipa la nube de incertidumbre sobre la economía y no vamos a volver a repetir este episodio otra vez en cinco o seis meses", agregó.

Plouffe, que compareció en los principales programas políticos matutinos después de un intenso fin de semana de negociaciones en el que se alcanzó el esperado acuerdo, recordó que el pacto no incluye uno de las principales demandas del presidente Barack Obama, el aumento de impuestos, pero aseguró que el Gobierno seguirá luchando por ello.

Una reforma fiscal que logre cerrar algunas "lagunas" en el sistema es la "única manera de reducir realmente el déficit de manera significativa e inteligente", afirmó.

Tanto demócratas como republicanos tienen ahora un plan que proporciona "una buena reducción del déficit" tras un proceso que Plouffe calificó de "espectáculo" y que ha mantenido nerviosos a los mercados internacionales, sobre todo a los países como China, principal tenedor de deuda estadounidense.

"Esperemos que esto no vuelva a repetirse pronto", subrayó. Uno de los principales temores del Gobierno era que el acuerdo elevara el techo de la duda sólo hasta finales de año y el país volviera a entrar en una discusión sobre la deuda a principios de 2012, generando de nuevo incertidumbre en los mercados, en un año en el que EE.UU. celebrará elecciones presidenciales.

El asesor señaló que la Casa Blanca no teme las críticas de los legisladores que no estén de acuerdo con el plan porque "al final, este es un acuerdo que aprobará el Senado, la Cámara de Representantes y el presidente Obama firmará".

"Nos hemos asegurado de que el país no caerá en mora por primera vez y hemos firmado un paquete que creemos que no dañará la economía a corto plazo", señaló al programa "The Early Show" de CBS.

La reducción del déficit y acomodar el gasto a las posibilidades del país "es una parte importante de cómo crecerá la economía en el largo plazo", aseguró.

El presidente estadounidense anunció el domingo un acuerdo para elevar el techo de la deuda en dos fases, que proyecta una reducción del déficit de 3 billones de dólares en los próximos 10 años, y un aumento del techo de la deuda que garantiza fondos hasta finales de 2012.

Republicanos y demócratas analizan el acuerdo que se espera que se vote hoy mismo, un día antes de llegar la temida fecha del 2 de agosto.

El Departamento del Tesoro había advertido que de no llegar a un acuerdo antes de esa fecha para elevar el tope de la deuda, actualmente de 14,29 billones de dólares, el Gobierno se quedaría sin fondos para hacer frente a sus obligaciones y tendría que declararse en suspensión de pagos.