El venezolano Pastor Maldonado (Williams) ha vivido un fin de semana duro en el GP de Hungría, y especialmente en la carrera, al considerar que fue una lotería la elección de los neumáticos con la lluvia intermitente.

"Ha sido una carrera muy dura. Y debido a la lluvia acabó siendo una lotería por si debíamos montar los intermedios o permanecer con los neumáticos de seco", ha relatado.

"Elegimos intermedios y paró de llover poco después, y tuvimos que hacer otra parada para montar las gomas de seco", ha precisado el piloto suramericano, algo abatido porque una carrera más, y ya suman once en la F1, se marcha de vacío y sin puntos.

Además, ha reconocido que cometió un error al no apretar el botón que limita la velocidad en carrera al entrar en la calle de garajes (100 km/h), tras lo cual le penalizaron un nuevo pase por la zona sin detenerse.

"La carrera ha sido muy dura y, a pesar de tomar precauciones y mejorar posiciones al principio, fue muy difícil mantenerse en la pista mojada incluso con intermedios", ha asegurado.