El ministro chileno de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, advirtió hoy que "Chile no le debe nada a Bolivia", nación que aspira a obtener un acceso al mar, perdido en una guerra librada a fines del siglo XIX contra el país vecino.

"Chile tiene la mejor voluntad de colaborar para que Bolivia tenga un mejor acceso al mar. Hay muchas cosas que podemos hacer juntos, pero no podemos llevar eso a equívoco, porque Chile no le debe nada a Bolivia", dijo Moreno en una entrevista que publica hoy El Mercurio.

Moreno hizo estas declaraciones tras la reunión que los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y de Bolivia, Evo Morales, sostuvieron el pasado jueves en Perú, en el marco de la toma de posesión de Ollanta Humala.

Ese encuentro fue el primero entre ambos mandatarios después de que el diálogo bilateral establecido en 2006, y que incluye la aspiración marítima boliviana, quedara congelado tras el anuncio de Morales, el pasado marzo, de que llevaría esa demanda a instancias internacionales.

En esta ocasión, Piñera reiteró que la vuelta a las conversaciones tiene como condición que Bolivia respete el Tratado de Paz y Amistad de 1904, que puso fin a la guerra entre ambos países y fijó la soberanía chilena sobre territorios costeros que antes eran bolivianos.

Según Alfredo Moreno, la reunión fue muy positiva porque sirvió "para reafirmar nuestra posición, aclarar situaciones, evitar equívocos y así hablar sobre posiciones claras".

El canciller resaltó que el Tratado de 1904 "es el pilar sobre el que está construida la paz", y en él se establece "qué le pertenece a cada uno, cuáles son sus derechos y obligaciones".

El ministro confirmó además que en el encuentro se trató el incidente en el que el pasado 17 de junio fueron detenidos en Chile 14 militares bolivianos armados que se desplazaban cerca de la frontera.

Los militares, que dos días después fueron liberados y trasladados a Bolivia, donde fueron condecorados por Evo Morales, argumentaron que se encontraban en esa zona con el fin de evitar el contrabando de vehículos desde este país a la nación altiplánica.

En esos días se había comenzado a aplicar en Bolivia una norma para legalizar decenas de miles de vehículos que entraron de contrabando al país, parte de ellos robados en países limítrofes.

"Fue un problema serio. Encontrar soldados armados en nuestro territorio, a lo que se sumaba que había personas que los acusaban de diversos delitos, era delicado", admitió Moreno.

El canciller explicó que, en la reunión de Lima, se acordó crear un grupo de trabajo para velar por un mejor registro de la frontera, para el control del narcotráfico, el contrabando y la devolución de los autos chilenos robados que están en Bolivia.