El alemán Nick Heidfeld (Renault) ha debido abandonar el GP de Hungría de F1 después de que su coche prendiese en llamas justo al salir de la calle de garajes.

Heidfelf entró para cambiar ruedas pero al arrancar el vehículo y dirigirse a la pista, el coche empezó a arder. Al piloto le ha dado tiempo para salir del coche cuando éste, por su parte izquierda, era una pequeña bola de fuego.

De hecho, cuando las asistencias acudieron a su rescate y a sofocar el incendio, el Renault explotó, aunque la carrera no fue detenida en ningún momento.

Justo cuando era remolcado el Renault, casi interrumpe la salida de Sebastian Vettel de la línea de garaje después de que éste también hubiese entrado para cambiar las ruedas.