El ex presidente de Egipto, Hosni Mubarak, recibirá un juicio expedito en el que todas las audiencias serán transmitidas por la televisión estatal, prometió el domingo el juez que conducirá el proceso.

El juicio está programado para empezar el miércoles en la academia de la policía nacional en un suburbio de El Cairo.

Mubarak, su jefe de seguridad Habib el-Adly y seis altos oficiales de la policía enfrentan posibles sentencias de muerte si se les declara culpables de haber ordenado el uso de fuerza letal contra manifestantes durante el levantamiento de 18 días en Egipto. Unas 850 personas murieron.

Un juicio público para Mubarak y sus más altos asesores es una de las principales exigencias de los manifestantes que derrocaron a su régimen. Las manifestaciones continúan en El Cairo, un reflejo de la demanda de que se enjuicie pronto a Mubarak.

El juez Ahmed Rifaat dijo en conferencia de prensa que permitirá que 600 personas asistan al juicio, incluidos abogados de la defensa, familiares de las víctimas y de Mubarak, y periodistas.

"Es el derecho del pueblo egipcio estar seguro de que lo que ocurre en los tribunales es acorde a la ley", dijo Rifaat.

Los hijos de Mubarak, Gamal y Alaa, también serán juzgados junto con su padre y un socio por cargos de corrupción. El empresario Huseín Salem está prófugo y será juzgado en ausencia.

El juez leyó un comunicado preparado y dejó la conferencia de prensa sin responder preguntas.

Rifaat no dijo si Mubarak estaría presente en la audiencia del miércoles, pero prometió apurar el juicio dándole audiencias diarias.