El máximo comandante de Estados Unidos en Afganistán tiene hasta mediados de octubre para entregar un plan para la retirada inicial de soldados estadounidenses.

Pero sus decisiones podrían depender parcialmente de si el más reciente aumento en los ataques continúa durante el mes santo del Ramadán.

Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, dijo que los comandantes han escuchando que durante el periodo islámico santo, que comienza el lunes, los líderes del Talibán podrían tratar de ganar terreno perdido.

Mullen dijo que el general John Allen, del Cuerpo de Marines, quien acaba de ser nombrado máximo comandante en Afganistán, necesita tiempo para evaluar las necesidades de seguridad y diseñar un detallado plan de retirada.

Las declaraciones del jefe del Estado Mayor plantean por primera vez una fecha límite para que Allen entregue planes para la retirada de 10.000 soldados estadounidenses para finales de año.