La minera Collahuasi, tercer productor mundial de cobre, retomó hoy sus operaciones con normalidad en el norte de Chile tras el paro de 24 horas convocado por el sindicato para denunciar prácticas antisindicales y exigir una respuesta sobre diez demandas sociales, laborales y económicas.

A través de un comunicado, la empresa aseguró hoy que "las operaciones se están desarrollando normalmente" y que el cambio de turno en la mañana del domingo se realizó "en la forma habitual".

La compañía, que calificó de "ilegal" esta huelga, explicó que durante la tarde del sábado "un pequeño grupo de trabajadores, liderados por algunos dirigentes sindicales, intentaron detener las operaciones".

Aseguró que, pese a ello, "la mayor parte" de los trabajadores concurrió a sus puestos de trabajo, "sin afectarse mayormente la producción". La empresa no ofreció cifras de adhesión a la huelga.

En tanto, Cristian Arancibia, director del sindicato, aseguró hoy a Efe que la totalidad de los 1.500 trabajadores convocados se sumaron a la paralización.

"Hoy día todos los sindicatos de empresas privadas del país están en disposición de movilizarse. Ese es el mejor análisis que podemos sacar", indicó Arancibia, quien es además presidente de la Federación Minera, que agrupa a los sindicatos de la minería privada.

Collahuasi está situada a 4.400 metros de altura sobre el nivel del mar, en la zona altiplánica de la región de Tarapacá, a unos 1.900 kilómetros de Santiago, en el extremo norte de Chile.

La compañía produjo en 2009 un total de 535.000 toneladas de cobre fino, que representan el 3,3 % del total mundial.

En tanto, continúa también en el norte del país la paralización que desde hace diez días mantienen 2.375 trabajadores de la minera Escondida, la mayor mina de cobre del mundo, controlada por la anglo-australiana BHP Billiton.

Estas movilizaciones se suman al paro de 24 horas que el pasado 11 de julio protagonizaron unos 45.000 operarios de la estatal Codelco.

Los trabajadores de Collahuasi ya realizaron entre noviembre y diciembre de 2010 una huelga de 33 días que finalizó con un acuerdo para firmar un nuevo contrato colectivo.

Este jueves los trabajadores entregaron un petitorio con diez demandas a la empresa, que, según denuncian, incurrió en supuestas prácticas antisindicales, por lo que ayer decidieron convocar este paro de 24 horas, hasta las 08.00 horas (12.00 GMT) de este domingo.