Las autoridades chinas se disculparon luego que los abogados recibieron órdenes de no ofrecer ayuda sin autorización a las víctimas de un mortal accidente de trenes bala para que presenten demandas, informó la prensa oficial.

La noticia y posterior disculpa sugiere que las autoridades del país comunista están preocupadas de que el caso se convierta en un asunto legal de alto perfil, a pesar de que las cortes en China por lo general no son independientes.

Los bufetes jurídicos en la ciudad de Wenzhou, en el este del país y cerca del lugar del choque entre dos trenes bala ocurrido el 23 de julio, recibieron un "comunicado urgente" a nombre de la Oficina Judicial y la Asociación de Abogados de la localidad tres días después del accidente, reportó el sábado la agencia de noticias Xinhua.

Los abogados no deben tomar casos sin autorización porque "el accidente es un tema delicado importante que concierne a la estabilidad social", informó Xinhua.

El comunicado agregó que tan pronto como los pasajeros lesionados o los familiares de los que murieron buscaran ayuda legal, los abogados deberían reportarlo al buró judicial y a la asociación.

El buró judicial es una agencia local del gobierno y la asociación de abogados representa a defensores y firmas legales y está bajo mando directo del buró judicial.

El buró judicial de la ciudad niega haber emitido el aviso después de una protesta en internet. Agregó que la asociación de abogados publicó el comunicado a su nombre.

Un experto legal dijo que las autoridades chinas frecuentemente actúan para evitar que los casos sobre accidentes serios lleguen a la corte y evitan la atención pública sobre ellos para mantener la estabilidad social.

Al menos 40 personas murieron y 190 resultaron heridas después de que un tren bala se impactó con otro que se detuvo y seis vagones se descarrilaron. El jueves se dio a conocer que el accidente se debió a fallas en el equipo de señalamientos y a un error humano.

Se cree que hasta ahora no se han presentado demandas.