La dupla venezola integrada por el guardabosques venezolano Magglio Ordóñez y el segunda base Carlos Guillén se voló la barda y se convirtió en la clave para que los Tigres de Detroit vencieran 3-2 a los Angelinos de Los Ángeles.

Ordóñez (4) conectó batazo de vuelta entera en el tercer episodio llevando a un corredor por delante.

El toletazo de Ordóñez voló por todo lo alto del jardín izquierdo en castigo a los lanzamientos del abridor Jerede Weaver, cuando había dos outs en la pizarra.

En la séptima entrada tocó turno a Guillén (2) y también sacó la pelota a la calle ante los lanzamientos de Weaver, sin corredores en los senderos y con dos outs.

Si Ordóñez superó a Weaver por la barda izquierda, Guillén lo hizo por la derecha.

En la lomita el abridor Justin Verlander (15-5) lanzó ocho episodios, permitió un imparable, dos carreras, regaló dos pasaportes y retiró a nueve por la vía del ponche para acreditarse el triunfo.

El cerrador dominicano José Valverde (28) lanzó un episodio, dando un base y se acreditó el rescate para dejar en 2,98 su promedio de efectividad.

La derrota la cargó Weaver (14-5) en seis entradas y dos tercios, permitió cuatro imparables, dos jonrones, tres carreras, di una base y retiró a ocho por la vía del ponche.