Las autoridades venezolanas dijeron el sábado que habían desmantelado una banda de contrabandistas que robaba envíos de combustible diésel subsidiado para venderlo en el exterior a precios mucho más altos.

Las autoridades incautaron un barco de bandera panameña que estaba a punto de cargar más de 150.000 litros (39.000 galones) de gasolina de una bodega subterránea escondida, informó el viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana, Nestor Reverol, en declaraciones al canal estatal Venezolana de Televisión (VTV). El funcionario dijo que nueve personas están detenidas, un colombiano y ocho venezolanos.

Reverol informó que el lugar de almacenamiento en el occidente del estado Falcón podía retener hasta un millón de litros (más de 260.000 galones) y estaba ubicado a unos 300 metros de la orilla del mar. Añadió que el combustible era bombeado por medio de mangueras a hasta un kilómetro mar adentro.

Reverol advirtió que el combustible subsidiado por el gobierno venezolano "se vende a precio internacional y por supuesto las ganancias son exorbitantes".

Agregó que las autoridades estaban investigando y que "no se descarta complicidad de funcionarios y también complicidad de las estaciones de servicio".

El contrabando hacia la vecina Colombia de gasolina venezolana, fuertemente subsidiada en este país petrolero, ha sido históricamente un problema para las autoridades.