Un juez federal autorizó hoy que se haga público el testimonio que dio el expresidente Richard Nixon (1969-1974) ante un jurado de investigación por el caso del "Watergate", tras considerar su valor histórico.

En un dictamen de 15 páginas, el juez federal Royce Lamberth dio la razón a los historiadores que reclamaron que se hiciera público el testimonio que dio Nixon en junio de 1975, por considerar que su significado histórico supera la importancia de mantenerlo en secreto.

"No se puede disminuir el significado que tuvo el Watergate en la historia estadounidense", explicó Lamberth, al señalar que el caso sigue generando interés público.

No obstante, el testimonio de 297 páginas no estará disponible inmediatamente para dar tiempo al Gobierno estadounidense a decidir si apelará el fallo.

La administración del presidente Barack Obama se había opuesto a la publicación del documento argumentando la protección de la privacidad de las personas que se mencionan durante el testimonio de Nixon.

Pero Lamberth recordó que Nixon murió hace 17 años y que muchos otros políticos posiblemente mencionados en el testimonio o han fallecido o han dado algún tipo de declaración pública, mediante libros o entrevistas, sobre el asunto.

Nixon renunció al cargo el 9 de agosto de 1974, la única renuncia de un mandatario estadounidense, tras el escándalo político desatado por el allanamiento de la sede del Comité Nacional Demócrata en el complejo de oficinas del edificio Watergate, el 17 de junio de 1972.

Una investigación reveló la existencia de grabaciones que Nixon había realizado dentro de la Casa Blanca, las cuales mostraron, entre otras cosas, un intento por ocultar el allanamiento en Watergate.

Nixon fue entrevistado a puerta cerrada cerca de su casa de California durante 11 horas en dos días, el 23 y el 24 de junio de 1975.

En esa ocasión, dos miembros del jurado viajaron a California, y posteriormente se leyó la transcripción de la declaración de Nixon al resto del panel en Washington.

Según recuerda el diario "Washington Post", esa era la primera vez que un expresidente estadounidense declaraba ante un jurado de investigación.

El expresidente Bill Clinton (1993-2001) se convirtió en el primer jefe de Estado en hacerlo en activo durante la investigación del caso Mónica Lewinsky.

Cuando Nixon rindió testimonio, ya no podía ser procesado por el caso "Watergate", ya que fue recibió un indulto de su sucesor, Gerald Ford (1974-1977).

"La apertura de esta transcripción es un paso muy importante para completar el material histórico sobre Watergate", señaló en un comunicado Allison Zieve, directora del grupo "Public Citizen", y abogada de los peticionarios.

La petición fue hecha por un amplio grupo de personalidades, entre otros, el exconsejero de la Casa Blanca, John Dean; el exconsejero del comité del Senado que investigó el Watergate, David Dorsen, y Barry Sussman, el exeditor del diario "Washington Post", el periódico que destapó el escándalo.