El cubano Dayron Robles se entrena para recuperarse totalmente de una pequeña molestia en un tobillo y regresará a la pista el 5 de agosto en Londres, con la vista puesta en el Mundial a final del presente mes, aseguró el sábado en conversación telefónica con la AP.

Robles tuvo una molestia en un tobillo después de tropezar con una valla en los 110 metros en la reunión atlética de Barcelona, el 22 de agosto, y llegó último con registro de 14.93 segundos, en una carrera que ganó el británico Andrew Turner (13.33).

"No es nada serio, estoy entrenando bien, casi no siento molestia en el tobillo, pero quise ser cuidadoso, no apurarme, por eso no corrí en Estocolmo (el 29 de julio), lo importante es entrar en caja para llegar sin problemas al mundial", explicó Robles en comunicación telefónica desde Guadalajara, España, donde se encuentra.

Además Robles señaló: "lo que me tranquiliza es que en Barcelona iba muy bien, rápido, iba a salir una buena marca pero cambié el ritmo, me confié y con las vallas las equivocaciones cuestan caras".

Tras una pausa, el cubano sentenció "nada, sé que estoy en forma, fue solo un tropiezo, la meta es el Mundial, así que p'alante".

Campeón olímpico en Beijing 2008, año en que se adueñó del récord mundial de los 110 metros con vallas (12.87), el cubano se vio aquejado por problemas físicos en 2009 y 2010, y tuvo que abandonar en el mundial de Berlín hace dos años. Robles espera tener su revancha esta temporada en el mundial que arranca el 27 de agosto en Daegu, Corea del Sur.

Por otra parte Santiago Antúnez, el entrenador del cubano, manifestó que "en Barcelona le molestó mucho a Dayron la ausencia de su médico, Richard Pérez, y de su psicóloga, Maritza Viusa, primero para atenderlo tras el percance, y ahora porque nos hace falta un plan de rehabilitación específico para que se recupere por completo, física como psicológicamente".

Antúnez adelantó que después de Londres el 5 de agosto, Robles participará en una carrera el 18 de agosto en Eslovenia, la última antes de viajar a Daegu.

Antes del revés en Barcelona, Robles hilvanó ocho victorias, la más importante en París, el 8 de julio, donde se impuso ante el estadounidense David Oliver, ambos con registro de 13.09 segundos.