El gobierno cubano decidió reanudar la venta de electrodomésticos de alto consumo que había prohibido en el 2003.

"Teniendo en cuenta la necesidad de adoptar medidas encaminadas a completar la oferta de productos con destino a la población y a los trabajadores por cuenta propia, se hace necesario reanudar la venta de los referidos equipos eléctricos y electrodomésticos", informó el gobierno en una resolución publicada en la edición digital de la Gaceta con fecha del 29 de julio.

La disposión menciona equipos como acondicionadores de aire, cocinas, hornos, duchas, freidoras, calentadores, cafeteras, parrillas y otros dispositivos eléctricos de uso doméstico.

En la resolución 318, la ministra de Comercio Interior, Mary Blanca Ortega, señaló que dichos equipos "se incorporan a la venta de forma gradual, según se adquieran por las entidades encargadas de su comercialización".

La prohibición del 2003 de vender estos artefactos buscaba ahorrar energía en la isla, que atravesaba por entonces una grave crisis económica.

El presidente Raúl Castro puso en marcha a fines del año pasado reformas al modelo económico de la isla que contemplan una apertura a pequeños negocios privados o por cuenta propia, como los llaman en la isla.