Los ministerios de Defensa y del Interior coordinarán conjuntamente la estrategia del Estado peruano para combatir el narcotráfico en el valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) y en la cuenca del río Huallaga, según anunció hoy el ministro del Interior, Óscar Valdés.

El titular del Interior dijo, en declaraciones a los medios, que el presidente peruano, Ollanta Humala, les ha dado instrucciones para que trabajen "muy estrechamente" y en coordinación también con el Poder Judicial en el tema de la pérdida de dominio, sobre la incautación de bienes a los denunciados por lavado de dinero o narcotráfico.

Sobre este asunto, Valdés explicó que la policía no puede hacer uso de los bienes incautados a las mafias por la demora en la emisión de las sentencias judiciales de los casos de tráfico de drogas.

Valdés agregó que "hay lugares donde se puede hacer sustitución de cultivos (ilegales) y en otros no. Y allí tenemos que llevar el desarrollo, hacer obras (de infraestructura) viables".

Las zonas selváticas del VRAE y del Huallaga concentran la mayor cantidad de las 61.000 hectáreas de hoja de coca cultivadas en Perú, según los últimos datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Por tal motivo, las acciones de combate del narcotráfico y el terrorismo, que actúa aliado con las mafias desde hace varios años, se han concentrado en ambos valles.

Humala sostuvo hoy una primera reunión de coordinación con su gabinete ministerial para analizar los acuerdos que se adoptarán en forma prioritaria, pero no trascendieron los detalles de ese encuentro en Palacio de Gobierno.