El cineasta Lars von Trier podría arrepentirse de haber rodado "Dogville" si se llegara a confirmar que su cinta sirvió de inspiración al autor confeso del doble atentado en Noruega que se cobró 77 vidas, dijo el propio realizador en declaraciones publicadas hoy por el diario danés "Politiken".

"Me siento terriblemente mal pensando que 'Dogvillle' podría haber sido para él como una especie de guión. Es una idea horrible", declaró el director de cine danés, quien afirmó ver sin duda paralelismos entre el final de su cinta y la masacre perpetrada por Breivik en la isla de Utøya.

El autor del doble atentado citaba en su perfil de Facebook, cuyo acceso en tanto fue bloqueado, este filme de Von Trier, de 2003, como la tercera de sus películas favoritas.

El personaje principal de "Dogville", interpretado por Nicole Kidman, es torturado y violado por lo habitantes del pueblo homónimo, hasta que finalmente hace que todos ellos sean asesinados.

"La escena final de 'Dogville' recuerda de forma muy desagradable a Utøya", señaló el cineasta, en alusión al tiroteo contra el campamento de las juventudes socialdemócratas en la isla, que dejó 69 muertos poco después del atentado con coche bomba contra el distrito gubernamental de Oslo, que se cobró ocho vidas.

Von Trier subrayó que sus películas tiene un "objetivo pedagógico", que "desde luego va en dirección opuesta a las acciones de Breivik".

Por otra parte, el portavoz del ultranacionalista Partido Popular Danés, Søren Espersen, respondió en el mismo rotativo a las críticas lanzadas por el cineasta contra esa formación y su líder, Pia Kjarsgaard, por su retórica xenófoba e islamófoba.

"Resulta interesante que esto venga de un hombre que se declara nazi y que además ha rodado filmes perversos cargados de violencia que según las declaraciones de Breivik le sirvieron de inspiración para sus crímenes", comentó.

El pasado mes de mayo, la organización del Festival de Cannes declaró "persona non grata" a Von Trier, tras sus comentarios de apoyo a Adolf Hitler durante la rueda de prensa de presentación de su película "Melancholia".

"Yo entiendo a Hitler aunque comprendo que hizo cosas equivocadas, por supuesto. Solo estoy diciendo que entiendo al hombre, no es lo que llamaríamos un buen tipo pero simpatizo un poco con él", dijo Von Trier, quien posteriormente pidió disculpas y aseguró no ser antisemita.

Tras declarar que Kjarsgaard debe asumir parte de la responsabilidad de lo ocurrido en Noruega, Von Trier matizó en "Politiken" que no se la puede culpar de forma directa, aunque sí al Partido Popular Danés de haber contribuido a construir una culpa que ha costado vidas, en alusión a las víctimas en Noruega.

En su "manifiesto" de 1.500 páginas, difundido a través de internet horas antes de los atentados, Breivik, ultraderechista próximo a fundamentalistas cristianos e islamófobo, elogia entre otras cosas la rígida política de extranjería danesa.