Hombres armados mataron el sábado a 11 musulmanes chiítas en un ataque sectario contra un minibús en el suroeste de Pakistán, informó la policía.

El oficial Hamid Shakeel dijo que otras dos personas resultaron heridas en el ataque en la ciudad de Queta. Agregó que las víctimas se dirigían al poblado vecino de Hazara cuando los atacantes emboscaron el minibús antes de huir.

Pakistán tiene una historia de violencia sectaria. Aunque la gran mayoría de sunitas y chiítas viven juntos en paz, pequeños grupos extremistas en ambas partes frecuentemente tienen como objetivo a líderes y activistas de unos y otros.