Sebastian Vettel confirmó el sábado que Red Bull sigue siendo el equipo a vencer de la Fórmula Uno después de apoderarse del primer lugar de partida para el Gran Premio Húngaro.

El equipo del líder en el campeonato mundial de pilotos trabajó con el automóvil durante toda la noche y los resultados fueron claros cuando Vettel hizo la mejor vuelta de todos con 1 minuto, 19.815 segundos en el Hungaroring en su último intento.

McLaren aprovechó las condiciones climáticas variables para ganar el segundo y tercer lugar con Lewis Hamilton y Jenson Button.

Les siguieron los pilotos de Ferrari, Felipe Massa y Fernando Alonso, y a continuación quedó el otro piloto de Red Bull, Mark Webber.

Desde la cuarta fila partirán Nico Rosberg (Mercedes), séptimo, y Adrian Sutil (Force India), octavo, y desde la quinta saldrán el noveno, Michael Schumacher (Mercedes) y el décimo, Sergio Pérez, de México (Sauber).

El brasileño Rubens Barrichello fue decimoquinto y el venezolano Pastor Maldonado decimoséptimo. Ambos corren para Williams.

"¡Sí, muchacho, estoy es de lo que estaba hablando!", rugió Vettel por la radio de su automóvil después de obtener su "pole position" número 23 en total y séptima de la temporada. Red Bull ha partido primero en todas las once carreras del 2011.

La temperatura sobre la pista bajó gracias a los vientos que soplaron por la tarde con cielo cubierto, y las condiciones variables del clima favorecieron a McLaren en el circuito húngaro, que suele ser uno de los más calurosos del calendario.

Vettel dejó pocas dudas de por qué lleva 77 puntos de ventaja en el campeonato mundial.

"Hicimos muchos cambios en el auto durante la noche y los muchachos trabajaron muy duro y durmieron poco. Este es el mejor modo de agradecerles", comentó Vettel, que busca su séptimo triunfo de la temporada y el primero en tres carreras.

"He recuperado la confianza", afirmó.

Vettel, que también fue el más veloz en la práctica matutina, está primero en el mundial de pilotos delante de Webber, Hamilton, Alonso y Button.