El Tribunal Especial para el Líbano (TEL) ha levantado el secreto de sumario relativo a los nombres de los cuatro miembros del grupo libanés chií Hizbulá implicados presuntamente en el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri.

El juez instructor Daniel Fransen ha ordenado el levantamiento de la confidencialidad que se había decretado con respecto a los nombres completos, los alias, la información biográfica, las fotografías y los cargos de las cuatro personas mencionadas en el acta de acusación, informó hoy el tribunal en un comunicado.

El fiscal jefe del TEL, Daniel Bellemare, acusa a los cuatro hombres - Salim Jamil Ayyash, Mustafa Amine Badreddine, Hussein Hassan Oneissi, Assad Hassan Sabra- de haber estado implicado en el atentado con coche bomba el 14 de febrero de 2005 en Beirut que acabó con la vida de Hariri y de otras 22 personas.

En concreto, Ayyash, de 47 años, y Badreddine, de 50 años, están acusados de conspiración para cometer un acto terrorista, de la comisión de un acto terrorista con explosivos, del homicidio premeditado con explosivos de Hariri y del de otras 21 personas, y del homicidio premeditado en grado de tentativa de 231 personas más.

Por su parte, Oneissi, de 37 años, y Sabra, de 34, también están acusados de conspirar para cometer un acto terrorista, pero figuran como presuntos cómplices del asesinato del ex primer ministro libanés y de las demás víctimas.

La prensa libanesa ya había revelado los nombres de los cuatro acusados. De acuerdo con los medios de comunicación de ese país, Badreddine, conocido también como Sami Issa o Elias Fouad Saab, es primo y cuñado de Imad Mugniye, máximo responsable militar de Hizbulá asesinado en Damasco el 12 de febrero de 2008.

Se cree que ha sustituido a su primo a la cabeza de las operaciones militares del grupo libanés chií.

Ayyash es un alto responsable de la seguridad de Hizbulá, posee la nacionalidad estadounidense, y se sospecha que pudo ser el organizador y quien dirigió el atentado contra Hariri.

De Sabra y Oneissi -cuyo alias es Hussein Hassan Issa- poco se sabe, solo que forman parte de la seguridad de Hizbula y se cree que colaboraron con un palestino, identificado como Ahmad Abu Adas, que llamó a la televisión catarí Al Yazira para reivindicar el magnicidio.

La orden del levantamiento parcial del secreto de sumario ha sido emitida por Bellemare en consultas con el fiscal general libanés, Said Mizra, y tras constatar que la medida "no contradice la ley libanesa con respecto a la ejecución de los arrestos".

En la orden, el fiscal jefe del TEL afirma que la publicación de la información disponible sobre los cuatro acusados podría aumentar la posibilidad de que sean detenidos.

El resto de la acusación y las versiones individualmente redactadas sobre cada acusado permanecerá bajo secreto de sumario en este momento, indica el TEL.

El juez instructor considera que la publicación de la información no afecta a los derechos de los acusados, que siguen disfrutando de la garantía de la presunción de inocencia.

Las autoridades libanesas recibieron el acta de acusación y las ordenes de arresto relacionadas el pasado 30 de junio.

El juez Fransen emitió el 8 de julio una orden internacional de detención contra los cuatro acusados y ha autorizado al fiscal que transfiera toda la información necesaria a Interpol para que emita una "notificación roja" contra los cuatro miembros de Hizbulá.

Las autoridades libanesas deben informar a más tardar el 11 de agosto sobre los progresos que se han hecho a la hora de ejecutar las ordenes de detención, según el TEL.