El ministro de Energía venezolano, Rafael Ramírez, aseguró hoy que la petrolera estatal PDVSA cumplirá con el pago de la cuota de 2.500 millones de dólares y participará en la construcción de la refinería Abreu e Lima en Pernambuco (Brasil) junto a la compañía petrolera brasileña Petrobras.

"Nosotros vamos a entrar con la mitad del préstamo de 5.000 millones de dólares que dio el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) a Petrobrás", señaló el ministro a periodistas durante una visita a la zona petrolera de la Faja del Orinoco.

"No vamos a dejar mal a nuestro Gobierno", indicó el también presidente de PDVSA, al recordar que "hay un acuerdo entre las dos empresas nacionales" y, también, entre los dos Ejecutivos.

El ministro recordó que durante la visita del presidente venezolano, Hugo Chávez, a Brasil a principios de junio abordó el tema con la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, e insistió en que hay acuerdo entre las empresas.

No obstante, el ministro no desveló la fecha en que PDVSA realizará el pago y explicó que la petrolera venezolana ha tenido que hablar con "un pool" (un grupo) de bancos brasileños e internacionales para obtener la garantía con la que hacer frente al pago.

"Estamos en manos de los tiempos de los bancos y los bancos se han tomado todo este tiempo", recalcó.

"No estamos haciendo trampas a Petrobras ni queremos esperar al final (del plazo fijado en agosto) para pagar", agregó.

El director de abastecimiento de Petrobras, Paulo Roberto Costa, reiteró el lunes en una rueda de prensa que PDVSA tiene plazo hasta agosto para definir si proseguirá o no en el proyecto.

Costa recordó que Petrobras ha ejecutado sola el 35 % de las obras de la refinería, que se construye con un préstamo de 10.000 millones de reales (unos 6.250 millones de dólares) del estatal BNDES de Brasil

Petrobras informó además esta semana que ha incluido los recursos necesarios para terminar la refinería binacional en caso de que PDVSA desista del proyecto, que se construye en el complejo portuario de Suape, a pocos kilómetros de Recife, la capital del estado brasileño de Pernambuco (noreste).

Ramírez afirmó que la fecha fijada como límite para el pago, el próximo 15 de agosto, "no es un plazo fulminante para nada, sino que ahí es donde acaba el financiamiento del banco" y, entonces, los socios tendrán que aportar su cuota.

Los Gobiernos de Brasil y Venezuela acordaron construir la refinería conjunta en 2005, pero en 2007 la empresa brasileña decidió iniciar la construcción en solitario porque PDVSA había aplazado los pagos comprometidos.