Inoperantes al ataque, Inglaterra y Corea del Norte no pasaron el viernes de un desabrido empate 0-0 en el debut de ambos en el Grupo F del Mundial Sub20.

La igualdad sin goles fue el resultado lógico de un partido que mostró a dos equipos con severas limitaciones.

Inglaterra tuvo más la pelota — casi un 60% de posesión — y generó mayor peligro, pero exhibió poca claridad dentro del área. Corea del Norte, el campeón de Asia, insinuó lo suyo en lo poco que pudo desplegar su velocidad, además de esporádicas situaciones de pelota detenida.

Argentina y México se medían a segunda hora en el otro partido de la llave.

El duelo en el estadio Atanasio Girardot de Medellín puso en marcha el campeonato, cuya inauguración oficial se realizaba más tarde con el choque Brasil-Egipto en Barranquilla.

Luego de capear la presión inicial de los norcoreanos, Inglaterra se apoderó de la iniciativa pasado el cuarto de hora y complicó con sus desbordes por las bandas.

Saido Berahino, un delantero de West Brom, se mostró como el jugador de más clase con sus regates, pero nunca encontró un compañero para asociarse. Billy Knott, volante de Sunderland, desperdició un par de oportunidades, una de ellas con un cabezazo a boca de jarro.

Jong Il Gwan fue el más desequilibrante del equipo norcoreano y casi abrió el marcador a los cinco minutos con un remate de tiro libre que apenas se fue desviado.

El segundo tiempo rayó en el tedio, con poco o nada en cuanto a situaciones de gol.

Dentro de un grupo que ha sido considerado el más difícil del certamen, este no es el mejor resultado para los ingleses, que ahora deberán pujar por la clasificación con compromisos ante Argentina y México.