En su primer día como presidente de la república Ollanta Humala presidió el viernes el tradicional desfile militar con ocasión del aniversario de la independencia de Perú, en el que también participaron delegaciones castrenses extranjeras.

Humala, acompañado de su esposa Nadine Heredia, y las altas autoridades de los tres poderes del estado, así como jefes militares, presenciaron desde un estrado el desfile de poco más de tres horas de duración, que se realizó con motivo del 190 aniversario de la independencia de Perú.

Entre los invitados especiales estuvieron los presidentes de Países Bajos, Gerrit Francisco Schotte, y de Georgia, Mikheil Saaskashvili, quienes asistieron en la víspera junto con otros dignatarios, la mayoría sudamericanos, a la toma de mando de Humala.

Delegaciones militares de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Venezuela también participaron en el desfile junto a los miembros de las fuerzas armadas y policiales peruanas.

La denominada "parada militar" incluyó el desplazamiento de tanques y vehículos de guerra, caballería y sobrevuelo de helicópteros artillados de fabricación rusa, y aviones A-17.

Posteriormente Humala ofreció un almuerzo a los altos mandos militares en Palacio de Gobierno.