No contento con sus dos victorias ante Michael Phelps y un récord mundial, Ryan Lochte se alzó el viernes con otras dos medallas de oro en el Campeonato Mundial de Natación.

Lochte, quien ya tiene cuatro preseas doradas y podría ganar una quinta, triunfó de punta a punta en los 200 metros estilo espalda y posteriormente fue el artífice de una victoria de Estados Unidos en el relevo de 4x200 libre, en el que nadó el último tramo y le arrebató el liderazgo al equipo francés, que estaba adelante.

"Cuando Ryan está enchufado, como ahora, es LA persona para nadar el cuarto tramo", comentó su compañero Ricky Berens, quien nadó el tercero.

Phelps hizo el primer tramo y dejó a Estados Unidos tercero, detrás del alemán Paul Biedermann y del francés Yannick Agnel.

Peter Vanderkaay puso a los estadounidenses al frente brevemente promediando la carrera, pero Francia recuperó la punta y la mantuvo durante 600 metros, hasta que Lochte se la apropió definitivamente faltando una vuelta.

"Querían que hiciese el cuarto tramo", comentó Vanderkaay. "Les dije, '¿están seguros de que no quieren que Ryan lo haga?'. Ya no me sorprende nada de lo que pueda hacer".

En los 200 espalda Lochte cronometró 1:52.96 y le sacó más de un segundo al japonés Ryosuke Irie, quien se llevó la medalla de plata. El estadounidense Tyler Clary se quedó con el bronce.

Las preseas se suman a las que Lochte había conquistado en los 200 libre y los 200 combinado individual, derrotando en ambos casos a Phelps.

Lochte también fijó un récord mundial en los 200 combinado, que es el primero que cae desde que se prohibieron los trajes de baño de alta tecnología con los que se mejoraron 43 registros en el mundial de Roma hace dos años.

El estadounidense cosechó además una medalla de bronce en el relevo de 4x100 libre en la jornada inaugural y todavía tiene una prueba por delante, la de los 400 combinado individual, cuya final se corre el domingo y en la que será favorito.

"Me tengo mucha confianza, especialmente después de lo que sucedió el año pasado", declaró Lochte, aludiendo a las seis medallas de oro que ganó en el torneo Panpacífico del 2010, en el que Phelps se llevó cinco.

Phelps lleva dos preseas doradas, dos de plata y una de bronce en Shanghai.

La estadounidense Rebecca Soni, por su parte, se alzó con su segundo oro al triunfar en los 200 espalda. Previamente había ganado los 100.

Y la danesa Jeanette Ottesen y la bielorrusa Aliaksandra Herasimenia compartieron la presea dorada de los 100 libre tras cronometrar ambas el mismo tiempo, 53.45.

Fue la segunda vez en lo que va de la justa en que una medalla de oro es compartida por dos nadadores. Ya había sucedido con los franceses Camille Lacourt y Jeremy Stravius en los 100 espalda.

El húngaro Daniel Gyurta, mientras tanto, revalidó su título en los 200 espalda tras rebasar en la última vuelta al campeón olímpico Kosuke Kitajima, de Japón.

En las semifinales de los 50 libre, los brasileños Bruno Fratus y César Cielo lograron los dos mejores registros e irán por el oro el sábado.

"Va a ser mejor tener a mi compañero a mi lado", declaró Cielo. "Creo que es el claro favorito para la carrera de mañana".