La UEFA dejó en suspenso otro partido de inhabilitación del técnico del Real Madrid José Mourinho en la Liga de Campeones, por lo que en la práctica el portugués se perderá solamente los dos primeros encuentros de la próxima edición del campeonato europeo de clubes.

Mourinho había apelado su suspensión de cinco encuentros por comentarios "inapropiados" después de la derrota 2-0 de Real Madrid ante Barcelona en el choque de ida de las semifinales de la última Liga de Campeones.

Ya había cumplido un partido en la revancha y otro había quedado en suspenso por decisión de la UEFA. El quedar en suspenso un segundo encuentro por tres años, le quedan pendientes dos partidos de suspensión.

Mourinho acusó a la UEFA y a sus árbitros de favorecer a Barcelona.

El técnico prestó testimonio el viernes y presentó evidencias, pero se marchó antes de conocer el fallo.

Lucía malhumorado y no respondió a preguntas de los periodistas.

La comisión de apelaciones confirmó la suspensión de cinco encuentros y una multa de 50.000 euros (71.000 dólares). Pero dispuso que dos partidos, no uno, queden en suspenso.

Según las reglas de la UEFA, Mourinho podría apelar el castigo ante la Corte de Arbitraje en el Deporte, ya que la suspensión es por al menos tres partidos.

La suspensión le impide a Mourinho ingresar al banco o al vestuario y comunicarse con jugadores o asesores en los choques de la Liga de Campeones.

En el partido en cuestión, Barcelona dominó totalmente al Real Madrid en su propio estadio Santiago Bernabéu. La derrota en la práctica puso fin a las ilusiones de Mourinho de proclamarse campeón europeo con tres clubes distintos.

En la conferencia de prensa posterior al duelo Mourinho dijo que muchos árbitros favorecen a Barcelona en partidos de la UEFA.

"En todas las semifinales pasan estas cosas. ¿Por qué? Me preguntaré esto toda la vida y espero tener una respuesta algún día", afirmó.

Consideró "un escándalo" que cuando dirigía al Chelsea a su equipo no le hayan dado un penal contra Barcelona en el 2009.

Y dijo que la eliminación de Barcelona a manos del Inter, que jugaba con diez hombres, en las semifinales del año pasado había sido un "milagro". Mourinho dirigía al Inter por entonces.

Da la impresión de que el temperamental Mourinho pierde el control cada vez que se topa con el Barcelona.

En el 2005, con Chelsea, fue suspendido por dos partidos por decir que un árbitro había sido influenciado por el técnico de Barcelona de entonces Frank Rijkaard durante el entretiempo.

Mourinho ganó la Liga de Campeones con Porto en el 2004 y con Inter en el 2010.