La agencia de agencia de medición de riesgos Moody's mantuvo hoy la deuda pública de España en Aa2, la tercera más alta, pero con perspectiva negativa por una mayor vulnerabilidad financiera del país a causa de los costes de financiación.

Moody's señaló que el recorte de España sería sólo de un nivel y anunció, además, que rebaja en un escalón las calificaciones de la deuda a largo plazo de seis regiones españolas y coloca en revisión, para una posible rebaja, a otras siete.

La agencia indica en un comunicado que es probable que aumenten aún más las presiones sobre España, tras el anuncio del paquete oficial de rescate a Grecia, que ha marcado "un claro cambio en el riesgo para los tenedores de bonos de países con alta carga de la deuda".

También hace referencia a los desafíos que plantea al Gobierno de España el entorno de crecimiento débil y el deslizamiento continuo de las fiscalidades de las regiones españolas.

Sin embargo, Moody's considera positivo que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero haya tenido éxito en lograr sus objetivos de consolidación a corto plazo.

Destaca, no obstante, que continúan las dificultades para tener a largo plazo un presupuesto equilibrado debido al débil crecimiento económico del país y al desequilibrio fiscal de algunos gobiernos regionales y municipales.

Moody's destaca, como positivo, el bajo nivel de deuda pública que tiene España en comparación con otros países de la Unión Europea con una calificación mayor, incluso con triple A.

Señala que parece que el Gobierno español va camino de cumplir su objetivo de cerrar 2011 con un déficit del 4,8 por ciento del Producto Interior Bruto.

La agencia indica que los costes de financiación han estado aumentando desde hace tiempo para el Gobierno español y para muchos emisores de deuda, como los bancos nacionales y los gobiernos regionales.