La empresa automotriz Mazda informó el viernes que sufrió pérdidas por tercer trimestre consecutivo luego que su producción se vio afectada por el terremoto y el maremoto que devastaron el noreste de Japón.

Mazda obtuvo ventas sin precedente o aumentó su presencia en el mercado en México, Australia, China, Tailandia, Indonesia y Malasia, agregó la compañía.

La producción de vehículos que serían enviados de Japón a Estados Unidos se vio afectada cuando dejaron de llegar las refacciones de empresas proveedoras que fueron dañadas por los desastres en el noreste de Japón el 11 de marzo.

Mazda informó que la pérdida para el trimestre de abril a junio fue de 25.500 millones de yenes (328 millones de dólares), un incremento notable en comparación con la pérdida de 2.100 millones de yenes (27 millones de dólares) que sufrió durante el mismo período del año pasado.

El resultado más reciente fue peor que los 22.000 millones de yenes (283,5 millones de dólares) en pérdidas pronosticados por una encuesta de analistas realizada por la empresa FactSet.

Sin embargo, el fabricante con sede en Hiroshima mantuvo su pronóstico de que obtendrá ganancias en el presente año fiscal, que termina en marzo de 2012. Se espera que obtenga una ganancia anual neta de 1.000 millones de yenes (12,8 millones de dólares) y sus ventas podrían bajar un 6% hasta los 2,19 billones de yenes (28.000 millones de dólares).

Mazda, que fabrica los autos deportivos Miaja y RX-8, informó a través de un comunicado que vendió 281.000 vehículos en todo el mundo durante el trimestre de abril a junio, un descenso del 11%. Las ventas de autos bajaron en Japón, América del Norte y Europa, de acuerdo con el comunicado de Mazda.

La automotriz espera vender más vehículos el presente año fiscal que el anterior, hasta unos 1,3 millones de vehículos, un incremento del 2,6% anual, y gran parte de esta alza se obtendrá de un aumento de 14,5% en las ventas en China.

Los ingresos por ventas durante el trimestre fueron de 408.000 millones de yenes (5.200 millones de dólares) una baja del 29% con respecto al año previo.