La Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) ha confirmado hoy a través de un comunicado en su página web que los jugadores de la NBA con contrato podrán jugar en cualquier equipo, ya sea un club o su selección nacional, mientras se mantenga el cierre patronal de la liga norteamericana.

El comunicado resalta que los jugadores NBA que quieran formar parte de otro equipo de una liga afiliada a la FIBA, podrán hacerlo sin ningún problema, pero deberán regresar a su club si el cierre patronal se desbloquea.

"Apoyamos a cualquier jugador que desee jugar donde y cuando quiera", ha afirmado el Secretario General de la FIBA, Patrick Baumann, que espera que el bloqueo de la NBA se resuelva "lo más pronto posible".

El comunicado destaca que "cualquier jugador de la NBA que decida jugar durante el cierre patronal, lo hará bajo su propia responsabilidad, sobre todo si sufre una lesión".

FIBA ha declarado en este sentido, que le corresponde a los clubes decidir, junto a los jugadores, si firman una renuncia exculpatoria de responsabilidad en caso de lesiones.

Algunos jugadores de la NBA ya han expresado su intención de jugar en Europa durante el cierre. Hoy mismo, el español Rudy Fernández, jugador de los Dallas Mavericks, dijo que está dispuesto a jugar "en el Real Madrid o en alguno de los equipos que se han interesado", aunque ahora solo tiene en mente el Europeo que la selección española disputará a finales de agosto.