El presidente de una organización religiosa nacional y otras cinco personas comparecieron el viernes en el proceso que se les abrió hace un año, cuando fueron detenidos durante un incidente en una protesta contra una dura ley de inmigración en Arizona y contra una redada de migrantes que se encontraban sin autorización legal a Estados Unidos.

El reverendo Peter Morales, presidente de la Asociación Universalista Unitaria de Boston, está acusado del delito menor de desacatar una orden de la autoridad. Morales fue elegido en el 2009 como el primer latino al frente de esa organización.

En el mismo tribunal de Phoenix son enjuiciados Salvador Reza, líder de un grupo en favor de los derechos de los inmigrantes con oficinas en Phoenix y firme crítico del alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, y de sus redadas migratorias.

También son procesados un licenciado en letras de la Universidad de California en Los Angeles, un guardia de seguridad de una tienda local de música y un dirigente de la división Arizona del Sindicato Internacional de Trabajadores Comerciales y Alimentarios Unidos.

El proceso es el último de los llamados juicios sobre la cadena humana.

El 29 de julio del 2010, decenas de personas se manifestaron en las calles de Phoenix contra la ley SB1070 que ese día entró en vigencia. También hubo marchas similares en otras partes del país. Un juez suspendió indefinidamente las partes más polémicas de la legislación, en una batalla legal que podría llegar hasta la Corte Suprema de Estados Unidos.

Arpaio realizó ese mismo día una redada migratoria, y luego siguió con otra veintena, sobre todo en zonas habitadas por latinos y con mecanismos que los detractores consideran discriminatorios.

El alguacil ha negado las afirmaciones de discriminación racial, pero el Departamento de Justicia de Estados Unidos investiga su oficina desde marzo del 2009 por presunta discriminación, redadas inconstitucionales y uso exclusivo del inglés en sus prisiones.

La protesta en Phoenix fue "completamente pacífica", dijo Morales a The Associated Press el viernes sobre el incidente en que los manifestantes protestaron golpeando la puerta de una de las cárceles de Arpaio. Sus subordinados pidieron refuerzos. Un grupo de policías antidisturbios dispersaron a las personas y detuvieron a algunas, Morales incluido.

El abogado Sean Larkin dijo que sus clientes fueron acusados de delitos menores, que en su mayoría serán desechados. Podrían ser sancionados sólo con una multa en el juicio a concluir posiblemente el lunes.

___

Amanda Lee Myers está en Twitter como http://twitter.com/AmandaLeeAP .