El presidente de Perú, Ollanta Humala, planteó hoy la celebración de una cumbre regional para fortalecer la lucha contra las drogas y el narcotráfico, una propuesta que recibió el respaldo inmediato del mandatario de Bolivia, Evo Morales.

Durante su mensaje a la nación tras asumir la Presidencia para el período 2011-2016, Humala anunció que buscará que se concrete un encuentro en Lima al que, según dijo, se convocará a los países productores y consumidores para estudiar la forma de combatir al narcotráfico con un "enfoque integral".

Humala señaló que Perú reclamará que "se haga realidad la responsabilidad compartida con los países consumidores" y ejecutará "una política contra las drogas que consolide el modelo peruano de desarrollo alternativo integral y sostenible para convertir a los productores, hoy ilegales, en agentes de una economía legal".

El nuevo mandatario peruano anunció que su Gobierno buscará la reducción de la superficie ilegal de cultivos de hoja de coca, la materia prima de la cocaína.

Según un informe emitido en junio pasado por la Oficina de la ONU contra la droga y el delito (UNODC) y el Gobierno peruano, los cultivos de hoja de coca llegan a las 61.200 hectáreas.

Por su parte, el presidente de Bolivia, quien asistió en Lima a la toma de mando de Humala, apoyó de inmediato la iniciativa del gobernante peruano y dijo que el tratamiento de este problema no debe responder solo a los intereses externos.

"A veces desde afuera usan este asunto por razones políticas y no luchan verdaderamente en contra del narcotráfico", enfatizó.

El tema fue comentado también por el subsecretario general de la Organización de la Naciones Unidas (ONU), Heraldo Muñoz, quien declaró que los países desarrollados tienen una corresponsabilidad por ser los principales consumidores de drogas.

"Por lo tanto, ningún país debiera quedar solo para enfrentar la amenaza de las drogas. No solo está el narcotráfico, porque los cárteles están metidos en los secuestros, en la trata de personas; estamos hablando de un fenómeno más complejo y eso requiere de la cooperación internacional", declaró Muñoz a la agencia estatal Andina.

El funcionario, quien también es Director Regional para América Latina y el Caribe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), señaló que en un mundo cada vez más "interdependiente y globalizado" existe mayor responsabilidad de colaboración en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.

"Estoy convencido de que debe haber colaboración, creo que hay una creciente conciencia de esa necesidad; ahora este problema se observa en África Occidental que está siendo penetrada por la droga de América Latina e impacta en su seguridad; de modo que debe haber una responsabilidad de los consumidores y especialmente de los países desarrollados", indicó. EFE

dub/ac/lnm