El Fondo Monetario Internacional (FMI) subrayó hoy la recuperación gradual de la economía española, pero indicó que no es suficiente para rebajar la "inaceptable" tasa de desempleo del 21%, y advirtió que "la mitad de gobiernos regionales" no alcanza los objetivos fiscales.

"Vemos dos preocupaciones: las proyecciones macroeconómicas pueden ser algo optimistas y las regiones no están cumpliendo con los objetivos fiscales", indicó James Daniel, jefe de la misión del Fondo a España, en su informe de la revisión periódica de la economía española.

El FMI mantuvo sus previsiones de crecimiento para España en 2011 en un 0,8% del Producto Interior Bruto y 1,6% en 2012, frente a los pronósticos de Madrid de 1,3% y 2,3%, respectivamente.

El Fondo destacó que la respuesta de la política macroeconómica de las autoridades españolas ante la crisis "ha sido fuerte y de amplio alcance", aunque agregó que no es suficiente e instó a "continuar y profundizar estas reformas".

La consolidación fiscal de España ha sido "ambiciosa", según el nuevo informe del FMI, según el cual el déficit del gobierno central se situará en el 6% del PIB para finales de año, por lo que "aún queda camino" para alcanzar la meta de equilibrio fiscal para 2014.

"Necesitamos que todos lo niveles de gobierno pongan de su parte en el masivo desafío de consolidación que encara España", dijo Daniel en referencia a las gobiernos autonómicos.

El organismo internacional calificó el desempleo como "el verdadero problema" de la economía española debido a las "rigideces arraigadas" en el mercado laboral.

En este sentido, las recomendaciones del Fondo son "una mayor descentralización de las negociaciones colectivas", que se deje de vincular los salarios con la inflación y "una menor compensación por desempleo".

En la parte positiva, el FMI observó "un comportamiento mejor de lo esperado de las exportaciones" y destacó la "reforma global" del sistema financiero, especialmente de las cajas de ahorro.

"Se ha realizado mucho progreso en el sector bancario, lo que es positivo, pero las perspectivas son complicadas debido a la situación económica del país", agregó Daniel.

Asimismo, valoró que el sector bancario "haya aumentado su volumen de capital, haya reconocido las grandes pérdidas y la transparencia mostrada para revelar la exposición a activos inmobiliarios problemáticos".

En el frente negativo, el Fondo destacó que el sector inmobiliario y de la construcción "continuará siendo una viento contrario para la economía española en el futuro próximo".

Además, indicó que la inflación ha repuntado en los últimos meses, impulsada por los precios de la energía y los impuestos indirectos, y se encuentra de nuevo por encima del promedio europeo.

En conclusión, el FMI señaló que la economía de España se había "estabilizado" durante el pasado año pero que, tal y como han mostrado "los recientes acontecimientos en los mercados de deuda soberana", aún "no está fuera de la zona de peligro".