La práctica totalidad de la cúpula del Ejército turco dimitió hoy por sus desavenencias con el Gobierno del islamista moderado Recep Tayip Erdogan, según informó la cadena de televisión CNN Turk.

Esta dimisión implica al jefe del Estado Mayor, Isik Kosaner; al comandante del Ejército de Tierra, Erdal Ceylanoglu; el de las Fuerzas Navales, Esref Ugur Yigit, y el de las Fuerzas Aéreas, Hasan Aksay.

Sólo falta, para que la dimisión abarque al pleno de la cúpula de las Fuerzas Armadas, el comandante de la Gendarmería, un cuerpo policial de vigilancia rural que depende del Ejército, y está al mismo nivel que sus pares de Tierra, Mar y Aire.

Los generales dimisionarios presentaron hoy su carta de renuncia al primer ministro y solicitaron su paso a la jubilación.

La dimisión se produce a dos días de la celebración de la reunión del Consejo Supremo Militar (YAS), en el que se deben decidir las promociones de los oficiales del Ejército.

De acuerdo a la información publicada por los medios turcos en los últimos días, el Gobierno quiere que 17 altos cargos del Ejército imputados en la supuesta trama golpista Balyoz (Mazo) pasen a la reserva en lugar de ser promovidos.

Tanto a Kosaner como a los demás generales, les quedaba al menos un año de servicio en sus cargos, a los que accedieron en las promociones del YAS del pasado agosto.

Aquella reunión también fue tensa, ya que el gobierno bloqueó la promoción de varios militares imputados por supuestos cargos de golpismo.

La dimisión del jefe del Estado Mayor y los comandantes ha sorprendido en Turquía, pues tiene lugar tras varios días de intensas reuniones entre el presidente del país, Abdullah Gül, Erdogan y la cúpula del Ejército, celebradas a puerta cerrada.

De hecho, Erdogan había dicho que la celebración del Consejo Supremo Militar no se preveía "tensa".

A partir del lunes los militares y el Gobierno deberán reunirse para decidir las promociones, una tarea que se presenta difícil puesto que entre las dimisiones y los altos cargos imputados en las tramas golpistas, no quedan apenas militares con la graduación adecuada para hacerse cargo del Ejército.

Hasta el momento, ningún representante gubernamental ha reaccionado de forma oficial a las dimisiones, pero según dijo el ministro de Transportes, Binali Yildirim, a la cadena NTV, se espera que Erdogan haga una declaración al respecto.