La policía judicial de Colombia decomisó en Cali un cargamento de fusiles de guerra con sus bayonetas y proveedores que había sido ingresado ilegalmente en el país por una banda armada de narcotraficantes, informaron hoy las autoridades.

Las armas eran transportadas en un vehículo que las había recogido en Buenaventura (suroeste), principal puerto colombiano en el litoral del océano Pacífico, y fueron intervenidas por la Dirección de Investigación Criminal (Dijín, de la Policía Nacional).

En un breve comunicado divulgado en Cali, la dependencia policial precisó que el arsenal de guerra estaba conformado por 47 fusiles AK47 y 47 bayonetas, más 214 proveedores de balas.

El origen de las armas no fue precisado por la Dijín, que aseguró que pertenecían a Los Rastrojos, una banda armada de narcotraficantes y de naturaleza paramilitar.

El vehículo en el que se transportaba la carga fue inmovilizado en un sector del norte de Cali, que es la capital del Valle del Cauca, departamento al que también pertenece Buenaventura.

La población portuaria ha servido en el pasado para el ingreso masivo de armas con destino a grupos armados al servicio de organizaciones narcotraficantes.

El año pasado, las autoridades colombianas decomisaron en varias operaciones más de 1.200 fusiles de fabricación china que los traficantes habían logrado introducir en la terminal portuaria.