Cuba espera que en 2015 el 8,3 por ciento de la energía que se consuma en la isla provenga de fuentes renovables, según un informe presentado en el Parlamento y divulgado hoy por medios oficiales.

El diario oficial Granma indica que este año se prevé un aumento de la generación de energía en el país a partir de este tipo de fuentes, tras la entrada en funcionamiento de un nuevo parque eólico en el este del país.

La información fue presentada ayer por la Comisión de Energía y Medio Ambiente de la Asamblea Nacional de Cuba, durante una reunión de trabajo previa a su sesión plenaria el próximo 1 de agosto.

Según el documento, las más de 26.000 instalaciones que utilizan en Cuba paneles solares foto voltaicos, molinos de viento, turbogeneradores y otras vías de energía renovable, aportaron hasta diciembre pasado 178,1 gigavatios por hora (GWh).

Esa aporte, que significa cuatro días de generación del país, propició que se dejaran de emitir a la atmósfera más de 140.000 toneladas de dióxido de carbono.

En los últimos cinco años, el Gobierno construyó al menos cuatro parques eólicos de tecnología francesa, china y española en diferentes regiones del país, con el objetivo de que aporten energía al Sistema Electroenergético Nacional.

Según estudios, Cuba podría disponer de entre 1.200 y 3.500 megavatios sólo con la energía del viento.

En 2010, la isla produjo unos cuatro millones de toneladas de petróleo y gas, y la generación eléctrica es su principal destino.

La isla produce 80.000 barriles diarios de petróleo, lo que representa el 50 por ciento de su consumo nacional, por lo cual continúa siendo un país importador de petróleo.