El torneo chileno de Clausura arranca este fin de semana con los favoritos de siempre y una inversión de diez millones de dólares en refuerzos.

Tras el título obtenido por la Universidad de Chile en el Apertura, el Clausura ofrece llenar las aspiraciones de grandes y chicos, de quienes buscan torneos internacionales y los que procuran mantenerse en la serie de honor.

La U de Chile aseguró con su título los pasajes a la próxima Copa Libertadores, y los otros dos billetes reservados al fútbol chileno serán para el campeón del Clausura y para el que al final haya acumulado la mayor cantidad de puntos sumados ambos campeonatos.

En el otro extremo, bajarán directamente los dos equipos que sumen menos puntos en la tabla acumulada del año, mientras los que ocupen los lugares 15 y 16 irán a la liguilla de promoción a defender su permanencia frente al tercero y cuarto de la segunda división.

El torneo, al igual que el Apertura, tendrá una primera ronda de todos contra todos y los ocho primeros se clasificarán a la liguilla por el título, salvo que alguno de ellos esté comprometido con la promoción o el descenso.

En la liguilla, que se disputa en partidos de ida y vuelta, no tendrá más valor el gol de visitante, no habrá alargue ni penales para definir los partidos y en caso de igualdad, avanzará el equipo que haya sumado más puntos en la primera ronda.

Colo Colo, con seis millones de dólares gastados en siete refuerzos, es el club que más invirtió y según sus dirigentes, aún golpeados por el fracaso en el Apertura, el técnico argentino Américo Gallego "ya no tiene excusas" para no ser campeón.

El paraguayo Osmar Molinas, el argentino Mauro Olivi y el internacional Carlos Muñoz destacan entre los refuerzos del Colo Colo, que en la primera jornada visitará al Cobresal.

El campeón Universidad de Chile, que recibirá al Deportes La Serena, invirtió 1,5 millones de dólares para fichar a centrocampista argentino Gustavo Lorenzetti y repatriar desde México al defensa Osvaldo González.

La Universidad Católica gastó sólo un millón de dólares, aunque llegaron algunos jugadores de renombre, como los exinternacionales Roberto Cereceda y Cristián Álvarez, además del argentino César Carignano y el uruguayo Matías Miers.

La UC también tiene un nuevo técnico en el banco: Mario Lepe, que saltó al primer equipo desde la cantera para reemplazar al argentino Juan Antonio Pizzi, que renunció de forma imprevista para irse al Rosario Central de su país.

Entre los demás equipos hay algunos fichajes de cierto renombre, como el uruguayo Ignacio Ithurralde (Audax Italiano), el también charrúa Darío Flores (Palestino), el colombiano Omar Guerra y los argentinos Mauricio Yedro y Gastón Lezcano (Santiago Morning).

El Wandererers de Valparaíso fichó a los argentinos Ezequiel Martínez y Sebastián Rusculleda, mientras Unión La Calera incorporó a los también argentinos Lucas Simón y Ariel Cólzera.

Otros cuatro argentinos llegaron al Unión San Felipe: Germán Alecha, Lihué Prichoda, Tomás Lanzini y Ezequiel Carballo, en tanto el Cobreloa contrató al goleador Diego Barrios, también argentino y a los paraguayos Pedro Vera y Hugo Lusardi.

Al Cobresal, rival del Colo Colo en esta jornada, llegaron los defensas Pablo Pallante, uruguayo y Nicolás Pisano, argentino, mientras el O'Higgins fichó a los argentinos Ezequiel Lazo (delantero) y Federico Sardella (centrocampista) y el Ñublense reclutó al volante charrúa Mathías Riquero.

La Universidad de Concepción miró hacia Centroamérica para fichar al internacional guatemalteco José Manuel Contreras, en tanto que el Huachipato incorporó al uruguayo Williams Martínez, a Marcelo Andrés Scatolaro, un chileno de larga trayectoria en la serie B argentina y al delantero de ese país Javier Rossi.

La jornada incluye los partidos O'Higgins-Unión San Felipe, Palestino-Audax Italiano, Universidad Católica-Iquique, Universidad de Chile-La Serena, Wanderers-Ñublense, Unión La Calera-Santiago Morning, Cobreloa-Unión Española, Cobresal-Colo Colo y Universidad de Concepción-Huachipato.