El beneficio neto de Telefónica descendió un 16,3 % en el primer semestre del año, hasta 3.162 millones de euros, por la depreciación de su participación en Telecom Italia -a través del consorcio Telco-, que supuso un ajuste contable de 353 millones de euros.

Telco, que controla el 22,5 % de Telecom Italia y en el que Telefónica tiene el 46,1 %, acordó a primeros de este mes devaluar la participación en la operadora italiana hasta 1,8 euros por acción.

Esta devaluación ha tenido un efecto contable en los resultados de Telefónica de 505 millones de euros antes de impuestos y de 353 millones netos.

Las acciones de Telefónica cayeron hoy un 0,48 %, hasta 15,64 euros, en una jornada en la que la bolsa bajó un 0,14 %.

En los seis primeros meses del año, Telefónica incrementó sus ingresos un 6,3 % y llegó a los 30.886 millones de euros, impulsados por el negocio latinoamericano (14.117 millones), que representa ya el 46 % del total, y especialmente por Brasil, que contribuyó en un 50 % a los ingresos de la multinacional en Iberoamérica.

También destaca el crecimiento del tráfico de datos a través del móvil, cuyos ingresos se han incrementado sustancialmente en todas las regiones.

En el mercado español, que sigue afectado por la debilidad del consumo y la fuerte competencia, los ingresos cayeron un 6,1 %, hasta los 8.752 millones.

No obstante, la operadora mantiene su apuesta por este mercado en el que ha invertido este semestre 903 millones de euros, un 8,7 % más que hace un año. La inversión total del grupo en todo el mundo ascendió a 3.838 millones.

En la conferencia con analistas en la que se presentaron los resultados, el presidente de Telefónica de España, Guillermo Ansaldo, explicó que el expediente de regulación de empleo (ERE) que se acaba de aprobar y que afectará a 6.500 trabajadores supondrá unos ahorros de 1.400 millones.

En relación con la inversión en el espectro para telefonía móvil, cuya subasta se está celebrando en España, dijo que el coste se repartirá entre este año y 2012.

En Europa, mientras los mercados de Irlanda y Centroeuropa (República Checa y Eslovaquia) permanecen débiles, el crecimiento del grupo se apoyó en Alemania y el Reino Unido. Los ingresos crecieron un 2,2 % en la región, hasta 7.662 millones, el 24,8 % de todo el grupo.

El resultado operativo del grupo antes de amortizaciones (Oibda) subió un 3,7 % y se situó en 11.304 millones de euros, con un margen sobre ventas del 36,6 %.

Al terminar el mes de junio, el grupo contaba con 295 millones de clientes en todo el mundo, un 6 % más que hace un año.

De estos, 227,3 eran clientes de telefonía móvil, un 8 % más que hace un año. El 32 % de estos usuarios son ya de contrato. Los accesos de banda ancha móvil son 29,8 millones.

Respecto a los gastos, se situaron en 20.306 millones, un 8,2 % más. En esta partida destacan los gastos por aprovisionamientos de 8.893 millones de euros como resultado del mayor consumo de teléfonos móviles inteligentes en las tres regiones.

Los gastos de personal se elevaron a 4.139 millones de euros, un 9,1 % más, debido principalmente a la revisión de salarios en base al IPC de 2010 en España, la integración del personal de Vivo en Brasil y la mayor inflación en algunos mercados.

Al terminar el semestre, la plantilla de Telefónica ascendía a 285.089 empleados, 23.441 más, debido fundamentalmente a Atento, la operadora de atención telefónica del grupo. Sin Atento, la plantilla era de 125.792 trabajadores.

La deuda creció en 826 millones y se situó en 56.420 millones, mientras que el flujo de caja operativo alcanzó los 7.466 millones de euros.