El índice de ventas pendientes de casas subió un 2,4 % en junio y el tipo de interés promedio en las hipotecas a 30 años continuó aumentando en la última semana, informaron hoy fuentes del negocio inmobiliario.

La Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces indicó que el índice de ventas pendientes en junio pasado fue un 19,8 % más alto que el de junio de 2010, cuando el negocio inmobiliario se benefició de un incentivo fiscal otorgado por el gobierno del presidente Barack Obama.

Una venta figura como pendiente cuando ya se ha firmado un contrato entre el comprador y el vendedor, pero la transacción no se ha consumado y está a la espera de la aprobación del préstamo bancario. El trámite puede demorarse entre uno y dos meses.

El economista principal de la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces, Lawrence Yun, indicó que las cancelaciones de contratos, que en mayo habían detenido el 4 % de las compraventas firmadas, saltó en junio al 16 %.

En otro indicio de que el negocio inmobiliario empieza a recuperarse tras el colapso de 2006 y 2007 que arrastró a la economía de EE.UU. a su peor recesión en casi ocho décadas, la tasa promedio de interés fijo sobre las hipotecas a 30 años subió de 4,52 % en la semana pasada a 4,55 % la semana anterior.

La institución hipotecaria paraestatal Freddie Mac indicó que en todo el año pasado la tasa promedio fue del 4,54 %.

La Asociación informó esta semana que la venta de casas usadas disminuyó un 0,8 % en junio y quedó en una tasa anualizada de 4,77 millones de unidades, la más baja en siete meses.

La mayoría de los economistas había calculado que en junio el ritmo anual de ventas llegaría a 4,81 millones de unidades.

En este informe, la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces también bajó de 5,2 millones a 5 millones de unidades su cálculo del total de ventas en este año.

El precio medio de la casa usada fue en junio de 184.300 dólares, un aumento del 0,8% en relación a junio de 2010.

El Departamento de Comercio informó de que la venta de casas nuevas bajó un uno por ciento en junio a una tasa anualizada de 312.000 unidades, el nivel más bajo en tres meses.

Después de un ritmo anual de ventas de 315.000 unidades en mayo, la mayoría de los analistas esperaba un incremento de las ventas que llevara la tasa a 325.000 unidades anuales.

El precio medio de la casa unifamiliar en junio fue de 235.000 dólares, un 5,8% por encima del precio medio en mayo. Desde junio de 2010 el precio medio de venta de la casa nueva ha subido un 7,2 %.