Un triunfo el viernes ante Austria tendría dimensiones históricas para Panamá, que nunca ha ganado un partido en tres presentaciones en el Mundial Sub20.

Los canaleros cosecharon ocho derrotas y un empate 0-0 con Corea del Norte en nueve partidos en este torneo.

Iniciarán su cuarta aparición ante Austria en un duelo del Grupo E, que completan, Brasil y Egipto.

Brasileños y egipcios se miden también el viernes en Barranquilla.

El técnico de Panamá, Alfredo Poyatos, llamó a sus dirigidos a sumar esfuerzos y emular al plantel Sub17 que se clasificó a la segunda ronda del Mundial de la categoría disputado recientemente en México.

Esa clasificación se sumó a la buena actuación de la selección mayor en la pasada Copa de Oro, en que cayó 1-0 ante Estados Unidos en semifinales.

"Considero que es importante trabajar unidos y consolidarnos como un grupo... en pro de un solo objetivo: ganar el primer partido para iniciar con buen pie y luego ir sumando puntos que nos permitan una clasificación histórica a una segunda fase en esta categoría", destacó el timonel panameño durante un entrenamiento.

Panamá tendrá varios factores a su favor el viernes: el clima tropical del Caribe que le es familiar, y posiblemente muchos más aficionados alentándola, además de que llega tras foguearse en un cuadrangular realizado en su feudo con México, Nigeria y Portugal. Empató con Nigeria 0-0 y México 1-1 y le ganó a Portugal 2-0.

El entrenador de Austria, Andreas Heraf, teme principalmente al clima caluroso y a la alta humedad de la costa colombiana.

"Ya contábamos con tener que adaptarnos a las condiciones climáticas, porque es fundamental para el éxito o el fracaso", indicó. "No resulta fácil aclimatarse, con este enorme calor y la intensísima humedad, pero lo lograremos".

El partido, sin embargo, arrancará a las 17.30 de la tarde, cuando ya se habrá ido posiblemente el mayor jadeo del día.

Austria también ha estado en tres mundiales y en Canadá 2007 sorprendió al quedar en el cuarto lugar.