La Policía Nacional divulgó el jueves una foto de cuatro de los jefes de las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y que dijo que encontró en memorias USB en un operativo el mes pasado.

La foto muestra a Israel Ramírez Pineda, alias "Pablo Beltrán", Rafael Sierra Granados, alias "Ramiro Vargas", Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino", y a Eliécer Chamorro Acosta, alias "Antonio García", de pie en un selvático paraje y posando sonrientes ante la cámara.

La imagen en colores fue la primera que se conozca en meses de los jefes del ELN, cuyos rostros son conocidos debido a pasadas negociaciones de paz con distintos gobiernos, y además juntos, en una localidad que la policía dijo que era una región en la frontera con Venezuela. En general los máximos comandantes de las guerrillas evitan estar juntos por razones de seguridad y ser capturados o abatidos.

La fotografía, en que algunos aparecen de camuflado y botas negras de goma, fue encontrada en los dispositivos electrónicos incautados el 4 de junio en una operativo policial en la zona de Cúcuta, en el departamento de Norte de Santander y a unos 400 kilómetros al noreste de Bogotá, dijo la Policía en un comunicado que contenía una copia de la foto.

En aquel operativo, los agentes policiales se incautaron de tres memorias USB, tres discos duros externos, cinco teléfonos celulares y dos tarjetas de memoria y transmisión para celulares, agregó la nota oficial.

Según han dicho jefes militares y policiales en el pasado algunos de los cabecillas de esa guerrilla, con al menos unos 3.000 miembros, estarían radicados en Venezuela, cuyo gobierno siempre ha negado acoger a rebeldes colombianos.

La Policía dijo que en las memorias también encontró documentos que dan cuenta de algunos de los temas tratados en aquella reunión de los jefes del ELN, cuya fecha exacta no precisó excepto que fue a fines del 2010.

Según la Policía en aquel encuentro los cuatro comandantes insurgentes recibieron de otro guerrillero, jefe en la zona fronteriza, un reporte sobre la situación del grupo en esa región, desde intentos de acercamiento con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) la más poderosa y numera fuerza guerrilla del país, hasta los ingresos generados por cobros de un porcentaje al procesamiento de cocaína en laboratorios clandestinos.