El presidente Alan García expresó el miércoles, en un último mensaje televisado al país antes de entregar el mando, su agradecimiento a los peruanos por haber hecho posible que Perú lograra un crecimiento sin precedentes durante los cinco años de su gestión.

El saliente mandatario, de 62 años, además pidió perdón a quienes pudieron haberse sentido ofendidos por su forma de actuar o sus expresiones, y a la vez perdonó a quienes pudieron ofenderlo.

"Gracias a todos porque todos hemos logrado el nacimiento de un nuevo espíritu nacional de esperanza y de triunfo", expresó García, quien entregará el poder el jueves a Ollanta Humala.

"Hemos logrado un crecimiento productivo que es el primero en América Latina y que asombra al mundo, se ha generado empleo y lo que es más importante, hemos hecho retroceder a la pobreza desde 48% a 30% en estos últimos cinco años", destacó.

Dijo que durante su gobierno se consolidó la democracia política, se respetó la independencia de los poderes del estado, y de la libertad de prensa, así como se realizaron 151.200 obras públicas en beneficio del pueblo.

Aclaró en respuesta a las críticas que se le han hecho sobre que le habría faltado sensibilidad social al gobernar, que "nunca deje de tener afecto por los más humildes".

"Quise ir más rápido, quise acortar etapas y con esa pasión tal vez he ofendido a algunos. A quienes se sientan ofendidos por mis palabras o mis hechos les pido perdón, a quienes pudieron haberme ofendido y agredido los perdono porque más importante es el destino del Perú y de su pueblo", sostuvo.

Al finalizar su breve mensaje de 10 minutos, el gobernante pidió a los peruanos "apoyar al próximo gobierno y al nuevo presidente para que el empleo y la justicia se afirmen en nuestro Perú".

Políticos de oposición cuestionaron que García haya dado un mensaje al país por televisión en vez de hacerlo en el Congreso el jueves como es tradición que lo hagan los presidentes salientes al entregar el mando a su sucesor.

Pero días atrás García anunció que no participaría en la ceremonia de toma de mando de Humala para evitar ser "maltratado" como dijo que lo fue en 1990 cuando concluyó su primer gobierno (1985-1990).

En ese entonces, García dejó el país sumido en una profunda crisis económica con hiperinflación y fue abucheado en el congreso.

Al concluir su segundo mandato, García deja una economía que crece 7% en promedio anual, con inflación menor al 3%, y reservas internacionales por 47.000 millones de dólares

Síguénos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino

.