Siete infantes de marines murieron y 21 resultaron heridos el jueves en un feroz enfrentamiento en la selva contra un numeroso grupo de militantes de Abu Sayyaf, un grupo ligado con la red terrorista al-Qaida, informaron fuentes militares de Filipinas.

El enfrentamiento ocurrió bajo una fuerte tormenta el jueves en momentos en que el pelotón de los Infantes de Marina se aprestaba a atacar un campamento de los extremistas en la selva, informó el ejército.

El teniente coronel Randolph Cabangbang, vocero regional militar, informó que el pelotón de 30 infantes de Marina operaban cerca de un campamento en la selva de más de 50 extremistas de Abu Sayyaf en el poblado montañoso de Patikul, en la provincia sureña de Sulu, cuando comenzó el enfrentamiento armado poco antes del amanecer.

El militar agregó que no estaba claro de inmediato si hubo bajas entre los insurgentes, quienes estaban encabezados por Radulan Sahuran, un comandante buscado desde hace mucho por autoridades filipinas y estadounidenses a raíz de una serie de ataques terroristas con explosivos y de secuestros.

Los infantes de marina se desplazaron durante la noche con la misión de capturar a Sahiron, el comandante del Abu Sayyaf Isnilon Hapilon y extremistas aliados que pertenecen al grupo extremista Yemá Islamiyá del Sureste de Asia.

Los extremistas estaban parapetados en un sitio selvático en la isla de Jolo, agregó Cadabangbang.

El gobierno estadounidense ofreció una recompensa de un millón de dólares por la captura o el asesinato de Sahiron y de cinco millones cada uno por Hapilon y por el malasio Zulkifli bin Hir, también conocido como Marwan, un ingeniero malasio entrenado en Estados Unidos.

El ingeniero se ha ocultado en la región de sulu y es uno de los líderes más importantes del Yemá Islamiyá que aún están prófugos en la región.