REDACCIÓN EE.UU.- El abridor venezolano Felix Hernández tuvo que salir al montículo para ser la figura que maniató a la artillería pesada de los Yanquis de Nueva York y su equipo de los Marineros de Seattle pudiesen ganar por 9-2, que les permitió romper una racha de 17 derrotas consecutivas.

Los Marineros tambien tuvieron la ayuda y aportación de una ofensiva que produjo 17 imparables, liderada por el jardinero japones Ichiro Suzuki y el segunda base novato Dustin Ackley.

Hernández (9-9) lanzó siete episodios para su tercer triunfo consecutivo en el Yankee Stadium, del Bronx, donde no ha perdido en las dos aperturas que ha hecho desde que se inauguró ni concedido carrera.

El lanzador venezolano actual premio Cy Young se ha mostrado intratable en el montículo del estadio que costo cerca de 1.500 millones de dólares, y además ha ganado tambien en las cinco aperturas que ha tenido como profesional contra los Yanquis.

Suzuki bateó cuatro imparables y anotó dos carreras, mientras que Ackley pegó un triple entre sus tres imparables e impulsó tres carreras.

Los Marineros hicieron algo que no habían logrado durante su larga racha de derrotas y fue aprovecharse de un error del equipo rival en una entrada productiva.

El equipo de Seattle al final necesitó tres relevistas para acabar con 21 días de frustraciones, al anotar cinco carreras en el septimo episodio --coronado por el triple con bases llenas del jardinero izquierdo Mike Carp-- despues de que el dominicano Robinson Canó falló un lanzamiento al campocorto Derek Jeter en la segunda base para un error.

Los Marineros llegaron al partido bateando .218 durante su mala racha, pero castigaron al abridor Phil Hughes (1-3) con nueve imparables y dos carreras en seis entradas.

Sin embargo, de nuevo, los Marineros tuvieron problemas para llevar a los corredores al plato hasta el triple de Carp en el septimo episodio.

El jardinero central venezolano Franklin Gutierrez tuvo de 4-1 con carrera producida para los Marineros, mientras que Canó hizo lo propio para los Yanquis, siendo los dos latinoamericanos que tuvieron producción en el juego ofensivo.