El comandante de las fuerzas armadas de los rebeldes libios y dos de sus ayudantes murieron el jueves a manos de pistoleros, informó el liderazgo insurgente.

La muerte de Abdel-Fatá Yunis fue anunciada en una conferencia de prensa en la capital rebelde de Bengasi por el presidente del Consejo Nacional de Transición, Mustafá Abdul-Jalil. Dijo a los reporteros que las fuerzas de seguridad rebeldes arrestaron a la cabeza del grupo autor del asesinato.

Las fuerzas de seguridad rebeldes habían arrestado a Yunis y a dos de sus ayudantes en su cuartel el mismo jueves para ser interrogado por las sospechas de que sus familia todavía tenía vínculos con el régimen de Moamar Gadafi.

Yunis era el secretario del interior de Gadafi antes de desertar hacia el lado rebelde en los primeros días del levantamiento, que comenzó en febrero.

Abdel-Jalil dijo que Yunis y sus ayudantes fueron baleados antes de llegar al interrogatorio.