Las fuerzas de seguridad palestinas entraron hoy en el domicilio del ex dirigente de Al Fatah y antiguo jefe de seguridad de la franja de Gaza Mohamed Dahlan y detuvieron a 12 miembros de su guardia personal, informó la agencia palestina Maan.

Decenas de policías y miembros de las fuerzas de seguridad palestinas rodearon la casa de Dahlan, situada en el barrio Al Tira de la ciudad cisjordana de Ramala, y entraron posteriormente en la vivienda.

Tras el registro, los policías detuvieron a 12 guardias personales de Dahlan y se incautaron de 16 armas y dos vehículos blindados, según Maan.

El portavoz de las fuerzas de seguridad palestinas, el general Adnan Al-Dhamiry, explicó que sólo las estancias de los guardaespaldas fueron registradas pero no la casa de Dahlan, a quien se le requirió que permaneciese en una de las habitaciones de su vivienda durante el registro.

Según el portavoz, Dahlan tiene inmunidad parlamentaria -debido a su condición de diputado en el Parlamento palestino- y, aunque los dirigentes pueden disponer de guardaespaldas, precisan de la autorización de las fuerzas de seguridad para poseer armas.

Al-Dhamiry dijo que los policías palestinos se incautaron de armas ilegales y de 10.000 balas en posesión de los guardaespaldas.

Dahlan fue expulsado del órgano de dirección de Fatah el pasado 12 de junio acusado de "corrupción" y de "subversión" contra el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás.

La agencia oficial palestina Wafa, que comunicó la expulsión del político, indicó entonces que sería "llevado ante la justicia" por los delitos de los que es sospechoso".

Los cargos concretos contra él no han sido especificados, aunque algunos medios apuntaron que el antiguo hombre fuerte de Fatah en Gaza podría estar intentando formar una milicia armada privada, acusaciones que él mismo ha negado.

Dahlan, de 50 años, perdió la confianza entre los dirigentes de su partido después de que Fatah perdiese en 2007 el control de Gaza en beneficio del movimiento islamista Hamás, cuando desempeñaba el cargo de jefe de seguridad de la franja.

En los últimos meses, Dahlan, que era para muchos una de las promesas de la política palestina, se había enfrentado a Abás y criticado algunas de sus actuaciones políticas.