La subsecretaria general adjunta para Asuntos Humanitarios de la ONU, Catherine Bragg, emprende hoy un viaje a México, donde animará a ampliar el papel que el país desempeña en cooperación humanitaria mediante el incremento de sus contribuciones y una participación más directa en casos de emergencia.

"Creo que México puede y desea desempeñar un papel mucho más grande en los asuntos humanitarios internacionales", aseguró Bragg durante una entrevista con Efe antes de su partida hacia la capital mexicana, donde tendrá reuniones con distintas autoridades para evaluar cómo incrementar el grado de colaboración entre el país y la ONU.

La subsecretaria general adjunta detalló que "México ha demostrado ya ampliamente su compromiso internacional, como muestra que sea el mayor contribuyente latinoamericano al presupuesto de la ONU", pero indicó que ahora le gustaría ver al país dando "un paso más" en materia de cooperación humanitaria.

"Creo que pocas personas son conscientes de que las contribuciones al presupuesto de Naciones Unidas no cubren la asistencia en situaciones humanitarias, que dependen de contribuciones voluntarias. Es ahí donde creo que México puede ampliar su papel", aseguró la experta humanitaria canadiense.

Bragg quiere animar a las autoridades mexicanas a "aumentar esas contribuciones", ya que las cifras actuales, "que sí existen", no se corresponden, a su juicio, "con el tamaño de su economía ni su Producto Interior Bruto (PIB)".

"Falta que se entienda que los fondos humanitarios son en su mayor parte donaciones voluntarias, que no se dan por dadas automáticamente", insistió la experta humanitaria.

Destacó también que México ha mostrado con creces su capacidad de compromiso ante distintas catástrofes, pero debe conseguirse algo "más sostenido".

La experta de la ONU reconoció a Efe que sus conversaciones con las autoridades mexicanas llegan en un momento "de dificultades económicas y crisis" en el mundo, pero aseguró confiar en "el sentimiento solidario internacional" que los mexicanos han demostrado "en numerosas ocasiones".

Entre los temas que más preocupan a Naciones Unidas actualmente y que Bragg tratará con las autoridades mexicanas está el estado de hambruna que afecta a Somalia, en cuyas zonas más afectadas se necesitan 300 millones de dólares inmediatamente y que aún no se han recaudado.

Bragg iniciará así mañana su agenda de trabajo en la capital mexicana, donde estará hasta el viernes y donde está previsto que se reúna, además de con el equipo de la ONU en el país, con representantes del ministerio de Exteriores, de la oficina de Protección Civil y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La experta, una de las responsables de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), alabó sobre todo la preparación de la oficina mexicana de Protección Civil, que cuenta con "una manera muy eficiente y consolidada de enfrentarse a desastres naturales y otras emergencias".

"Creo que México quiere usar esa experiencia en el exterior y participar de manera más directa y sostenida en la respuesta internacional a ese tipo de emergencias que puedan ocurrir en el mundo, incluso con el uso de sus efectivos militares", indicó Bragg.

La diplomática canadiense se reunirá con las autoridades mexicanas para analizar "la capacidad" del país para dar ese paso de manera más comprometida y "dentro de los parámetros de un sistema internacional coordinado".

Señaló además que tratará con las autoridades mexicanas su participación en la celebración del vigésimo aniversario de la creación de la OCHA por parte de la Asamblea General de la ONU, en una resolución que contó con México como uno de sus principales instigadores.

"Queremos que México tenga un papel importante en esa conmemoración el próximo diciembre", añadió Bragg, quien visita el país latinoamericano a invitación de sus autoridades.