Fiscales guatemaltecos que investigan el asesinato del trovador argentino Facundo Cabral, el pasado 9 de julio en Guatemala, fueron enviados a Nicaragua y Costa Rica para buscar información sobre el caso, informó hoy una fuente oficial.

La fiscal general y jefa del Ministerio Público (MP) de Guatemala, Claudia Paz, informó hoy a periodistas que un equipo especial de su institución busca en esos dos países información que les permitan esclarecer plenamente el hecho.

Cabral murió de varios disparos en un sector del sur de la capital de Guatemala en un ataque que, según las autoridades guatemaltecas, iba dirigido contra el empresario nicaragüense Henry Fariña, que llevaba al cantautor al aeropuerto internacional La Aurora y quien resultó herido.

Paz no precisó desde cuándo los investigadores guatemaltecos fueron enviados a esos dos países y se limitó a señalar que "actualmente (el equipo) está en Costa Rica".

Explicó que "se coordina con las fiscalías de estos dos países el esclarecimiento del asesinato de Cabral".

"Se está buscando la información pertinente que ayude a esclarecer plenamente el hecho", apuntó.

La fiscal general agregó que el MP mantiene una coordinación permanente con las fiscalías de Centroamérica en busca de información de más implicados en la muerte del cantautor argentino.

Paz también reiteró que el empresario nicaragüense no está sindicado de la muerte de Cabral. "Él es una víctima" del hecho, puntualizó.

Unas 72 horas después del asesinato de Cabral, las autoridades capturaron a los guatemaltecos Elgin Enrique Vargas y Wilfred Allan Stokes Arnold, como responsables del ataque.

Según las autoridades guatemaltecas, el autor intelectual del atentado contra Fariña, en el que murió Cabral, ha sido atribuido a un narcotraficante costarricense identificado solo como "Alejandro" y con el apodo de "Palidejo".

El empresario nicaragüense fue dado de alta del hospital en el que fue recluido el pasado 19 de julio y cuenta con protección del Ministerio de Gobernación (Interior) de Guatemala.

De acuerdo con las investigaciones, "Alejandro" habría ordenado el asesinato del empresario nicaragüense porque suponen que le robó el dinero de la venta de un cargamento de droga en Nicaragua.

"Alejandro" encargó el asesinato de Fariña al guatemalteco Vargas y éste contrató a un grupo de sicarios, entre los que figura Wilfred Allan Stokckes, y lo llevaron a acabo el pasado 9 de julio en el sur de la capital de Guatemala.