CNN sabía que el periodista Piers Morgan tenía un pasado bastante colorido como editor de tabloides en Londres cuando lo designó como el sustituto de Larry King este año, pero seguramente la cadena no se imaginó cómo podría repercutir su historia personal a meses de tomar el puesto.

Morgan emitió otro comunicado el miércoles en el que negaba cualquier relación o conocimiento sobre periodistas en el diario británico Daily Mirror que intervinieran ilegalmente mensajes telefónicos cuando él era editor, a pesar de que resurgiera una vieja entrevista en la que se abordaba el tema y lo que él sabía al respecto.

CNN dijo que está satisfecha con las explicaciones de Morgan sobre lo que ocurrió cuando era editor en Londres. El Daily Mirror ha quedado bajo escrutinio tras las revelaciones de que su rival, el diario News of the World, solía interceptar mensajes de voz y otros archivos de figuras públicas. News of the World desapareció finalmente por decisión de sus propietarios.

Para los estadounidenses Morgan es más famoso por ser juez del programa de la NBC "America's Got Talent" y, desde enero, como entrevistador de celebridades en el horario estelar de CNN. La audiencia de su programa no es muy grande, pero ha aumentado 12% con respecto al último año de "Larry King Live" y entre los jóvenes.

Morgan editó el News of the World brevemente en la década de 1990. Pasó la mayor parte de su carrera como editor en el Daily Mirror, donde fue el jefe de 1995 a 2004.

Un bloguero en Gran Bretaña publicó esta semana una grabación de una entrevista de la BBC con Morgan realizada en 2009, en la que la entrevistadora le preguntaba cómo se sentía un "chico lindo de clase media" sobre ser asociado con personas que hurgan entre la basura, graban conversaciones telefónicas y toman fotografías secretas.

Morgan respondió que esas actividades deberían verse en perspectiva.

"No había mucho de eso", dijo. "Gran parte lo hacían personas externas más que el propio personal, no lo digo para justificarlo, pues obviamente uno maneja los resultados de ese trabajo".

"Me da gusto que me encasillen en la bestia del tabloide y haber estado ahí defendiendo todas esas cosas a las que me solía enfrentar. Y no trato de presumir las cosas que solíamos hacer. Simplemente quiero decir que el espectro de la gente que lo hacía era bastante grande y definitivamente engloba lo bueno y lo malo del supuesto mercado de los periódicos".

Las declaraciones fueron interpretados por algunos como si Morgan hubiera aceptado que el Daily Mirror incurrió en las mismas prácticas que llevaron a cerrar el News of the World, pero Morgan lo niega vehementemente.

"Millones de personas escucharon esas declaraciones cuando las hice (...) y nadie dedujo que lo estuviera admitiendo o que justificara las actividades ilegales en el periodismo", dijo. "La entrevistadora me hizo una pregunta bastante larga sobre cómo me sentía al lidiar con las personas que operaban al filo del periodismo de investigación. Mi respuesta no fue específica sobre uno de los muchos ejemplos que dio, sino una observación general sobre los reporteros de los tabloides y los investigadores privados. Como lo he dicho antes, nunca he intervenido un teléfono o le he dicho a alguien que lo intervenga, tampoco publiqué a sabiendas alguna historia obtenida de la intervención de un teléfono".

CNN ha invertido mucho tiempo y dinero en el lanzamiento del programa de Morgan y seguramente no permitirá que se pierda por las cosas que se han escuchado hasta ahora, dijo Kim Bondy, una ex productora de CNN que enseña periodismo en la Universidad de Nueva Orleáns.

"Lo respaldarán mientras sigan creyendo que es honesto con ellos", dijo Bondy. "No creo que lo quieran avergonzar de ninguna manera".